Archivo de la categoría: Costumbres

Los vecinos

Todos conocemos a nuestros vecinos. No vivimos con ellos pero sabemos de qué pie cojean. Está la cotilla, el rancio, el que huele mal, el del perro ruidoso, la parejita gritona… Todos conocemos a alguno de estos personajes. En mi bloque tengo un poco de todo.

  • La cotilla: Ésta hizo su presentación espectacular el mismo día en que me mudé a esta casa. Quiere saber con quién vienes a vivir, qué enseres traes… e incluso tiene la indecencia de mencionarte a los anteriores inquilinos, como si me importaran algo. Es la típica señora mayor aburrida. Suele vivir en el bajo, siempre con la puerta entreabierta para controlar al personal, o asomándose a la mirilla (se la oye desde fuera pegando el ojo).
  • El rancio: El rancio de mi piso es un señor de mediana edad, casado con una señora y ambos con una niña de unos 6 años. Tiene un perro y me lo encuentro a menudo sacándolo a pasear. El perro es muy cariñoso y siempre se me acerca para jugar o para que lo acaricie. Él, en un gesto mohíno, tira de la correa asfixiando al animal con tal de que no se acerque. También este individuo es el que sabe que vas detrás de él para entrar y te cierra la puerta en las narices.
  • El apestoso: El típico señor mayor que huele a meados. Lo mejor es no usar el ascensor ni con él ni después de él.
  • Las perfumosas: En contra están éstas. Particularmente, son dos hermanas adolescentes que cada vez que salen vacían medio frasco de colonia a granel. Aunque más bien huele a insecticida. Al igual que el anterior, mejor no usar el ascensor ni con ellas ni después de ellas. A ellas se une su madre que tiene un aliento que ni una bomba fétida.
  • La parejita gritona: Practican sexo ruidoso a cualquier hora del día. En contra está la parejita discutidora. El problema es que a veces no los distingues.
  • La niña rara: Sube con su madre normalmente y se te queda mirando con cara de espanto. Lo mejor es preguntarle: ¿No te ha dicho TU ABUELA que es de mala educación mirar fijamente?
  • La que se ocupa de todo (como si fuera su casa): Pone flores en los rellanos, coloca los felpudos, recoge algún papelillo… Estoy por llamarla y que me haga la casa.
  • El de Radiolé a las 8 de la mañana del sábado: Quiere que nos despertemos con alegres y folclóricas melodías.
  • El de la canica a las 3 de la mañana: Este lo conocéis.
  • La del cocido un lunes tempranito: Huele de maravilla, pero a esas horas no apetece ni un café.
  • El de la prostatitis: La cisterna tooooda la noche sonando

Esas celebraciones, reuniones familiares o de amigos que no tenemos porqué ir

  1. Bautizos/Comuniones. De verdad, no me invitéis a bautizos/comuniones de primos, ni de hijos de primos ni de conocidos. El niño/a no va a notar mi ausencia. Ya no es por el desembolso que supone comprarse un vestido medianamente bonito/barato ni el regalo del/a susodicho/a, si no que la celebración me toca los huevos. Y además, ¿por qué tomas decisiones por él? ¿Por qué no esperar a que él/ella sepa si se quiere bautizar? ¿Hasta qué punto la religión es un punto importante en tu vida para que se lo quieras inculcar a tu hijo/a? Y no me digas que vas a misa todos los domingos…
  2. Babyshower. Sí, la mariconada esta de reunirse las mismas borrachuzas de tu despedida de soltera, pero ahora, en vez de regalarte diademas con pollas con velo de novia, te regalan pañales y sonajeros.
  3. En la misma categoría entran las despedidas de soltera. Si ya me cabrean las bodas, las despedidas ni te cuento. Ahí está la novia con ese pollón en la cabeza, con un Martini en la mano y el rímel churretoso gritando: Chicasssss… sois las mejores…. De verrrgdad… soisss… guayssss.
  4. Bodas de parientes con los que no comparto ni un apellido. En esta categoría también entran las famosas bodas de “tengo que ir/tengo que invitarlos porque los padres de la novia invitaron a mis padres a su propia boda”. Es más, sin consultar ni nada, un día te llega la invitación a casa (porque tu madre le ha dado tu dirección). Y es fantástico ver cómo las cosas han cambiado. Ahora, al pie de página de la invitación ya no pone “se ruega confirmación”. Ahora ponen el número de cuenta corriente. Como diciendo: Nos da igual si vienes o no, pero ingresa aquí la pastuza.
  5. “Ir por quedar bien” o “para que te vean”. Anda, pásate por el hospital/tanatorio/funeral para que te vean, para que vean que has ido. La gente es hipócrita. Uno va a los funerales o tanatorios u hospitales por la persona en cuestión, no por los demás. Uno va a funerales por mostrar respeto al que se marchó. Es cierto que no lo va a ver, pero está en el corazón de cada uno los motivos por los que quieres estar en el último momento con alguien que significó algo en tu vida. Cuando alguien importante ya no está y sientes tristeza, el quedar bien no significa nada.

Los modales

Hay cosas que echo de menos…

1º Conversaciones en voz baja en un restaurante o cualquier sitio público.
2º El no ceder el asiento a personas mayores, embarazadas o impedidas.
3º El sujetar la puerta al que viene detrás.
4º El esperar el ascensor para que entren otros.
5º El pedir disculpas cuando se estornuda.
6º El tratar de usted.
7º El saludar cuando se entra por primera vez en un sitio con un hola o buenos días.
8º El chocarse con alguien por error y recibir un grito en vez de un “disculpe”.
9º El dar las gracias cuando nos hacen un favor o nos sirven y empezar las frases con un “por favor, disculpe, ¿le importaría…?”.
10º El pedir permiso para fumar cuando se sabe que hay personas no fumadoras o salirse a fumar fuera cuando hay niños delante.
11º El pedir disculpas cuando estando en una conversación tu interlocutor tiene que responder el teléfono y te deja tirado.
12º El responder un simple email con un “gracias”.

Cuando estás en pareja, las cosas cotidianas cambian

Cuando eres soltero y te vas de vacaciones ya no vas corriendo a ver si el hotel tiene jacuzzi o piscina. Ahora miras cómo es la cama de cómoda y si hay pelos en el desagüe de la bañera.

Cuando estás soltero y vas de compras, ya no miras esa chupa de cuero guapa, guapa. Ahora miras calcetines y calzoncillos… de esos de los holgados.

Cuando estás soltero te ocupas de que en tu buga haya siempre buena música. En pareja te preocupas si no huele a fresco.

Cuando estás soltero tiendes la ropa de cualquier manera. Ahora te preocupa que queden las marcas de las pinzas en la camisa y que los cuellos no queden “esborcicaos” (daos de sí).

Cuando ibas al súper comprabas cualquier cosa. Ahora comparas precios.

Cuando salías de marchuqui con los colegas rápido ponías el radar para controlar a las pibis. Ahora también, pero buscando una mesa libre cerca del baño.

La camiseta esa que pone “Tocador de señoras”… ya no te la pones.

Cuando estabas soltero te ponías el chándal ese pelotillero. Ahora no te lo pones ni para andar por casa.

(Calzoncillos holgaditos estilo “padre”, que parecen una bolsa del Alcampo. Tarde o temprano los llevarás).

https://i0.wp.com/common.csnstores.com/common/products/ADV/ADV1378_l.jpg

Café con pincho de tortilla

Esta mañana surgió la conversación acerca de esas personas que se toman un pincho de tortilla con un café con leche. Todos estamos en que cada uno come lo que le apetece y hace lo que le da la gana y bueno, por eso yo también comento. Lo que voy a hacer, la próxima vez que vaya a un bar, será pedirme un colacao con unos boquerones en vinagre.

Quiero decir… ¿no sería mejor comerse una tostada o un croissant con el café que con un pincho de tortilla? La primera vez que lo vi casi echo la pota, ¡ya pensé que el individuo iba a remojar la tortilla en el café!

Y todo esto viene también por la nueva cocina de diseño que se estila por estos tiempos. Unas cartas incomprensibles, con ingredientes raros, técnicas con nitrógeno, que te hacen poner cara de “¿pero esto qué coño es? ¿esto se come o se esnifa?”. Estos nuevos cocineros se creen que mezclando una carne con salsa de chocolate o caramelo de naranja fundido son la hostia. O sea, un solomillo de 250 gramos que él sólo cuesta 20 pavos me lo aderezas con mermelada de frambuesa. ¡NO ME JODAS! ¿Y para desayunar? Ah, sí, la tortilla de papas, ¿no?

Es como el mundo al revés. Hay peña que toma cereales para cenar, tortilla para desayunar, carne con salsa de caramelo de pistacho para comer… Y un bocata de boquerones para merendar para los nenes, según salgan de cole, ¿vale?

Mucha cocina de diseño pero sinceramente, te cambio ese solomillo con frambuesa por una ración de patatas fritas con huevo y chistorra.

https://i0.wp.com/www.fedegustando.com/wp-content/uploads/2010/10/HuevosChistorra.jpg

“Verdades” por Chicaurbana


  1. Una de las tareas de un buen amigo sería borrar el historial de internet de tu ordenador si mueres.
  2. No hay cosa que joda más que darse cuenta durante una discusión de que estás equivocado/a.
  3. Me arrepiento totalmente de aquellas veces cuando era pequeña que no quería dormir la siesta.
  4. Es totalmente necesaria una fuente para el Word o el email que identifique el “sarcasmo”.
  5. ¿Cómo cojones se dobla una sábana bajera?
  6. Las decisiones equivocadas son el germen de las buenas historias.
  7. Nunca sabes cuándo caerá un rayo pero llega un momento del día en el trabajo que sabes que no harás nada productivo.
  8. ¿Podemos ignorar lo que venga después del blu-ray de una vez por todas?
  9. Siempre me pongo nerviosa cuando salgo del Word y me pregunta si quiero guardar los cambios de un escrito de 10 páginas que JURO POR DIOS que no he tocado.
  10. No lavar a máquina ni secar en secadora significa “Jamás lo voy a lavar”.
  11. Odio cuando no consigo coger una llamada telefónica e inmediatamente llamo y da señal durante 9 veces hasta que salta el buzón. ¿Qué narices hicieron después de llamarme? ¿Tirar el teléfono y salir corriendo?
  12. Odio salir de casa segura y arreglada y no ver a nadie interesante en todo el día.
  13. Guardo algunos números de teléfonos en mi agenda del móvil para saber cuándo no contestar.
  14. Pienso que el congelador se merece también una luz.
  15. El GPS, al igual que te deja elegir si quieres ir por autopista de peaje o no, debería también ofrecer “pasar por gueto o no”.
  16. Prefiero volver del súper con 10 bolsas de plástico hasta los topes que volver por segunda vez.
  17. He pasado mucho tiempo descifrando la delgada línea entre “aburrimiento” y “hambre”.
  18. ¿Cuántas veces es apropiado decir “¿qué”? antes de simplemente asentir y sonreír porque no has entendido lo que ha dicho el otro?
  19. Las camisetas se ensucian. La ropa interior se ensucia. Los vaqueros nunca se ensucian.
  20. ¿Soy yo o los chavales de instituto son cada vez más gilipollas?
  21. No hay peor sensación que ese milisegundo en el que te balanceas en la silla hacia atrás.
  22. Como conductora odio a los peatones y como peatón odio a los conductores. Pero no importa cuál sea mi condición porque odio a los ciclistas.
  23. A veces miro mi reloj hasta 3 veces seguidas y todavía no sé qué hora es.

https://i0.wp.com/www.hola.com/imagenes//hombre/2010082442485/simbolos/lavado/graficos/0-138-785/hombre-lavado-01-z.jpg

La propina

Propina… ¿sí o no? ¿Por qué se da propina a un camarero? ¿Por qué no se le da propina a una dependienta de un comercio textil? ¿Un oficinista por qué no se lleva propinas? ¿Una recepcionista se lleva más propinas si atiende más llamadas? ¿Un carnicero que despacha con más rapidez y eficacia se lleva propinas?

Para mí la filosofía de la propina en la hostelería consiste en: muy bien, este es tu trabajo, pero si además de hacer lo que tienes que hacer te lo curras un poquito más conmigo, te vas a llevar una recompensa. Cosas como estar atento si se me acaba la bebida, preguntar si está todo bien, sugerir algún plato, recordarme de otras veces y saber qué voy a pedir. No estamos hablando del típico camareta cansino, ya sabéis a qué me refiero, detallitos que nosotros como clientes, notamos y agradecemos.

Me compré una cámara de fotos en marzo de 2008, costó unos 700 €. La probé, y desde la fecha estoy encantada, así que he decidido enviarles un 15% de lo que me costó a los ingenieros que lo diseñaron.

Os preguntaréis porqué lo he hecho… el motivo es simple: la empresa que comercializa estas cámaras les paga un sueldo ínfimo a los ingenieros, y ellos viven realmente del dinero que reciben de los clientes, que es compartido entre todos los ingenieros de la compañía que trabajaron para crear esta cámara.

¿Parece esto coherente? A mí no, porque quien les dijo a ellos el tipo de producto que tenían que desarrollar es el director de marketing de la compañía, y el responsable de cómo son finalmente fabricados es el director de calidad, que hace lo que el de operaciones le dice. Entonces ¿por qué son los ingenieros los que tienen que “pagar el pato” si el producto es una mierda?

Evidentemente esto que os acabo de contar no es verdad, es un símil que me he inventado para mostrar lo absurdo que es el tema de la propina.

Si vamos a un restaurante, cafetería o bar se supone que si quedamos satisfechos con la experiencia (que no con el servicio, porque si nos sirven una ensalada sin lavar y con gusanos muy elegantemente, lo único que vamos a dejar es una reclamación) tenemos que complementar el bajo sueldo que le paga el dueño al camarero dándole una propina.

La propina de hoy en día es la fidelización, que es lo que permite pagar sueldos decentes independientes de la voluntad del cliente, y poner un precio realmente cerrado a las cosas, de tal forma que si se desembolsa esa cantidad todos nos quedemos contentos.

La propina se utiliza para variabilizar el ingreso de los camareros: en los días que trabajan más, se llevan más dinero. Se podría proponer profesionalizar más el sector (quedan pocos camareros de oficio) y tener propinas estilo Estados Unidos, de un % de la comida. De esta manera, los camareros que más trabajan (porque el restaurante está lleno) o que trabajan en los restaurantes más caros (que deben de tener mejor servicio) cobran más. Por lo tanto tendremos los mejores camareros en los sitios caros y con mucho público.

En general también dejamos propina en los sitios donde necesitamos la confianza de quien te atiende para recibir un buen servicio: en el taller de reparaciones, al cambiar los neumáticos, aceite, filtros…. pueden que te engañen una vez, pero les acabarás cayendo simpático y tendrán un cargo de conciencia si no te hacen bien las cosas.

¿Vosotros dejáis propina? ¿Cuándo dejáis propina y de cuánto?

https://i2.wp.com/www.hoy.es/noticias/200712/31/Media/propina.jpg

Esos gestos y actitudes que nos delatan

1. La tocada de paquete. Es un gesto que dice mucho del individuo. Generalmente son de esos que ni se lavan las manos después del ir al baño.

2. Sacarse la ropa interior (tanga, braga…) de la rajilla del culo. Mismo que lo anterior pero en versión femenina.

3. Meterse el dedo en la nariz y hacer algo con lo extraído. La versión finolis es mirar los mocos en el pañuelo después de sonarse la nariz.

4. Llevar ropa interior negra y algo blanco haciendo que se transparente. ¿Qué somos, chonis?

5. Para los caballeros: los vaqueros no llevan raya, así que decidle a vuestras madres/abuelas que eso no se hace.

6. Para las señoras: si los pantalones te están largos, no hay cosa más fea que arremangarlos. Si no sabes coser, en el propio comercio seguro que te los encojen.

7. Si tienes el pelo sucio, seguirá estando sucio aunque te hagas una coleta.

8. Algunos creen que esa barba de 3 días permanente les hace sexy. Otras pensamos que sólo es de guarros.

9. Que te eches mucho pote no quiere decir que vayas mejor de como ibas al principio.

10. Caballeros, si queréis llevar el pelo largo, al menos tomaros la molestia de llevarlo limpio. En serio, 10 minutos en la peluquería ahorran mucho champú y tiempo.

11. Con el chándal, el bolso de piel se queda en casa (y los tacones también).

12. Los sujetadores color carne son feos, pero útiles: ver punto 4.

13. No te lleves a tu mejor amiga de compras, sólo te dirá lo que quieres oír. ¿O acaso te imaginas a Gema/Cristina/Ana diciendo: ese pantalón te hace un pandero del tamaño de Australia?

14. A veces nos apetece veros (hombres) con algo más que con el vaquero de todos los días o el chándal. ¿Tienes algo más en tu armario?

15. Chicas, si veis un espejo o escaparate por la calle, intentad no acicalaros el pelo o el maquillaje. Ya no tenemos 15 años.

https://i0.wp.com/3.bp.blogspot.com/_ITOZ28PZDFw/S-KtK6Tr4yI/AAAAAAAAAAM/vw1oQyWfees/s1600/pbn3d3oea0n5dfvyxb4b6892c91537f_inmaculada-contreras-gh7.jpg

El dormir

Cuando la gente comienza una nueva relación, se casa o empieza a vivir juntos, aparece un problema: ¿quién duerme en qué lado de la cama?

Por razones de salud, los expertos aconsejan que es mejor dormir boca arriba o sobre el lado derecho, mejor que sobre el izquierdo. Especialmente peligroso es para gente obesa, que apoyándose sobre el lado izquierdo, fuerzan el peso sobre el corazón, comprimiéndolo.

Así que para los asuntos de dormir, uno tiene que decidir si será el acurrucador/a o el/la acurrucado/a, y elegir el lado de la cama.

Si hay niños de por medio la decisión se toma normalmente pensando en quién va a oír los llantos y acudir. Esa persona elegirá normalmente el lado de la cama más cercano a la puerta. En la oscuridad es difícil levantarse sin darse porrazos o dejarse el meñique en la pata de la cama, así que el camino en línea recta será el más fácil. Si hay preparada una maternidad el bebé normalmente duerme en la cuna dentro de la habitación con los padres, la mamá elegirá el lado donde irá la cuna, así le será más fácil si tiene que darle el pecho cada x horas.

Si estamos hablando de personas de vejiga más bien pequeña, esa persona deberá elegir el lado más cercano al baño.

Otra cosa a tener en cuenta son las relaciones anteriores. Una persona no debería dormir en el mismo lado de la cama que lo hizo con la anterior pareja. Esto es crítico para permitir a la mente empezar de cero. Y puede ayudar, en casos extremos, a evitar llamar a nuestro/a compañero/a por un nombre que no sea el suyo.

Algunas personas piensan que dormir en camas separadas es una buena idea. Quizá uno de los miembros de la pareja ronca, o se mueve mucho, uno tiene calor, el otro frío, uno quiere la ventana abierta, el otro cerrada. Es mejor tener un buen sueño reparador que levantarse enfadado y con ojeras hasta las rodillas. Pienso que es más cómodo, más higiénico; y, en definitiva, la cama es para dormir. Así que si quieres “tema”, mejor otro sitio. La cama es un sitio muy personal, donde pasamos un cuarto de nuestra vida, debería ser nuestro habitáculo personal. Personalmente, tengo el sueño bastante ligero, y cualquier movimiento o ruido me despierta. Me gusta cambiar de posición mientras duermo, incluso con los pies en el lado de la cabeza, volteo bastantes veces la almohada hasta que la ahueco, o busco el lado fresquito. Retiro a veces toda la ropa de cama (soy bastante calurosa), y también me gusta dormir con el aire acondicionado encendido o la ventana abierta. A veces ronco, se me cae la baba, me dan espasmos mioclónicos. Sinceramente, ¿quién quiere dormir conmigo?

Además, dormir en habitaciones separadas puede mejorar la relación sexual. Demasiado a menudo, cuando el salir y el flirteo se ha acabado, las parejas caen en la rutina, y se siente que el sexo se ha convertido en una tarea más en la relación. Dormir aparte pone a la pareja de nuevo en la posición del flirteo. Y en contra de lo que mucha gente pueda pensar, dormir en camas o habitaciones separadas no es una señal de una mala relación de pareja.

 

https://i2.wp.com/www.ski-2.com/files/ROGERW0001/ski2/Ski2PagesImages/HolidaysSectionImages/PlacestoStay/couple-sleeping.jpg

Nudismo

(Si has llegado aquí a través de algún buscador buscando imágenes pornográficas siento comunicarte que tienes que joderte. Haz algo útil y lee lo siguiente. Recuerda: Internet es algo más que una fuente inagotable de porno).

Nudismo, ¿sí o no? (Nudismo: Actitud o práctica de quienes sostienen que la desnudez completa es conveniente para un perfecto equilibrio físico e incluso moral).

Llega el verano y llega la eterna pregunta. ¿Se debería permitir el nudismo en las playas? Es más, si se permite el nudismo en las playas, ¿por qué no en otros lugares? ¿Por qué me puedo ir a bañar a la playa desnuda y no puedo ir al supermercado así? ¿O a un bar? Son lugares públicos como la playa. Ya hay playas nudistas y playas textiles (como las llaman), con su diferenciación. Todavía hay gente que llama a la policía cuando ve personas desnudas en la playa. Si lo hacen en una playa que no es nudista veo lógico que llamen a la policía. Es una manera de provocar. Ya tienen sus propios espacios. Pienso que deberían respetar a la
gente que con todo derecho no le interesa el mundo naturista. Ante todo está el respeto a los demás.

Luego se molestan de que les tomen fotos y las publiquen en webs, como he visto en alguna ocasión, e incluso en la televisión. Sitios destinados a mostrar fotos de incautas mujeres/señoras en topless o desnudas. Sí, es repugnante.

¿Se ve la parte erótica o sexual de esta práctica? Entre los que la practican, desde luego que no. Pero, ¿y en los que miran? Es un tema bastante peliagudo el cuestionar que alguien pueda asistir a una de estas playas únicamente por el morbo de ver hombres o mujeres desnudas para conseguir excitarse sexualmente. Nuestro cuerpo es el mismo, de diferente manera, más bonito, más feo, más gordo, más flaco, más o menos peludo, pero en esencia, es el mismo. En teoría no deberíamos avergonzarnos de mostrar nuestro cuerpo. ¿Por qué lo hacemos? Podemos remontarnos hasta la teoría de Adán y Eva. Desde el momento que cometieron la imprudencia de tomar la manzana del árbol prohibido y fueron expulsados del paraíso, tuvieron que cubrirse. En la antigüedad fue por frío, después fue por clase social, y por supuesto por moda hoy en día. También el pudor importa. Es una timidez heredada y de tipo moral. Porque es parte del humano sentir vergüenza o pudor al mostrar su cuerpo desnudo. ¿Por qué habríamos de sentir pudor? ¿Por qué, entre todos los primates, y entre los animales todos, nosotros habríamos de ser el único pudoroso? ¿Qué pudor podría darse estando, desde siempre, todos desnudos? El pudor lo experimenta el individuo desnudo entre gente vestida, si desde nuestro nacimiento nos hubiésemos visto desnudos entre gente desnuda, no sabríamos lo que es el pudor. Pero es que, además, se encuentran ejemplos de pueblos (por ejemplo, los de la bahía de Humboldt (EE. UU); que, conociendo y usando el vestido, llevan, en cambio, los genitales desnudos; y los genitales son, no lo olvidemos, las partes pudendas por excelencia. No es el pudor el que ha dado vida al vestido, sino el vestido el que ha generado el pudor

¿Qué pasa entonces en las tribus, por ejemplo del Amazonas o de África cuyas mujeres y otros miembros llevan el pecho al descubierto y apenas llevan ropa? Son factores socioculturales de ciertas regiones que establecieron estas normas de vestirnos. El maquillaje también está presente en la manera de vestir. Las mujeres egipcias se pintaban o se maquillaban el rostro no por tema estético o de belleza sino más bien por evitar el daño del sol y de la arena en los ojos, pestañas y labios.

¿Por qué excita más un cuerpo femenino que uno masculino? He leído por ahí este texto: Las mujeres se tapan para evitar excitar con su cuerpo desnudo a los hombres y los hombres se tapan para no desagradar con su cuerpo desnudo a otros hombres. ¿Por qué se usa como reclamo en publicidad y otros medios el cuerpo de la mujer? ¿Por qué eligen para anunciar un refresco una mujer sudorosa o mojada en traje de baño o bikini tumbada en la toalla de playa?

Si estás en una playa  nudista y se te acerca un tío a ligar contigo, ¿se le puede decir “mis ojos están aquí arriba”? ¿Dónde queda el poder de seducción cuando TODO está a la vista? O sea, que primero te ven desnudo/a y luego te invitan a un restaurante de esos a los que hay que ir vestido. De donde resultaría que en el nacimiento del vestido sería un factor esencial el deseo de atraer, de agradar, de seducir. Nos encontramos con que, vestirse se hace justo para lo contrario: propiciar la atracción, excitación y estimulación sexual del otro, convirtiéndose, de este modo, en un mecanismo clave en el juego de la seducción.

Más que lo que se ve, atrae lo que se insinúa y lo que se imagina, y el vestido, con sus contrastes de ocultación y desvelamiento, es capaz de dar vida a una amplia gama de insinuaciones que actúan como detonante y disparadero de la imaginación. Más que la desnudez plena, excitan las transparencias, un botón desabrochado, una abertura en una falda.

Parece bastante claro que la primera idea que los demás se forman sobre nosotros  se deriva de nuestro aspecto. Miras a una persona y la juzgas, la metes en una tribu urbana: Es rapero, porque lleva pantalones anchos, gorra, camiseta con un dorsal de baloncesto, zapatillas deportivas; es gótico, va de negro, lleva maquillaje pálido y los ojos marcados en eyeliner negro, viste como disfrazado de Halloween eternamente; es una pija, lleva marcas caras, habla de una forma característica. Y si ello es así, entonces también nosotros podemos intentar influir en el juicio de los demás manipulando nuestro atuendo, jugando a parecer lo que no somos. Al final va a resultar que vivimos en carnaval permanente.
Recuerdo cuando estudiaba filosofía, a mi queridísimo Kant, un inciso sobre la moda: La moda nace del afán de imitación para no parecer inferiores a los demás.

Pero volviendo al nudismo. Hay zonas para fumadores y para no fumadores. Y hay playas para gente a la que le gusta disfrutar del nudismo y otras, las más numerosas, a las que no.

Si tan natural es, ¿por qué no van también desnudos al trabajo? Los que estamos en contra del nudismo somos unos reprimidos porque somos religiosos, porque me ha dado mala educación, porque el franquismo ha hecho huella. Según la legislación no hay playas nudistas y no nudistas. O sea, que si voy a una playa supuestamente nudista pero con mi traje de baño, me llamarán mirona. ¿Por qué no hacen playas para gente maciza? ¿O para calvos? ¿O para tíos peludos? ¿O para gordos?

Pueden defender que es una cosa natural el ir desnudo, pero también hay otras cosas naturales y no por ello las hacemos en público, como cagar, mear, mantener relaciones sexuales.

Les guste o no a los nudistas, el ir desnudo puede ofender, aparte de ser escándalo y no tiene nada que ver con ser católico (excusa demasiado fácil últimamente). Hay playas si quieres hacer nudismo, e igualmente me parecería mal ir vestido en una playa destinada al nudista.

Sin ir más lejos, el violador del Ensanche ha sido detenido de nuevo por exhibicionismo en un tren. Se bajó la cremallera y mostró su pene a unas chicas. Yo no digo que quien hace nudismo lo hace por erotismo, ni mucho menos, pero casos cómo estos ¿no podrían ser las playas nudistas un reclamo para estas personas enfermas?

Las playas nudistas son perfectas para quien quiere estar desnudo en la naturaleza, pero no para todo el mundo, por eso creo que quien quiera desnudarse que vaya a los lugares habilitados para ello. No confundamos libertad con “todo vale”. Los usos sociales están establecidos por la mayoría de las personas y sirven para convivir. Tampoco puede imponerse a la generalidad de la sociedad lo que le gusta a una minoría. Nadie se opone al nudismo, al que le guste que lo practiquen entre ellos mismos. No tienen por qué convencer al resto de que lo haga.

 

https://elblogdechicaurbana.files.wordpress.com/2009/06/nudista.jpg?w=300