El dormir

Cuando la gente comienza una nueva relación, se casa o empieza a vivir juntos, aparece un problema: ¿quién duerme en qué lado de la cama?

Por razones de salud, los expertos aconsejan que es mejor dormir boca arriba o sobre el lado derecho, mejor que sobre el izquierdo. Especialmente peligroso es para gente obesa, que apoyándose sobre el lado izquierdo, fuerzan el peso sobre el corazón, comprimiéndolo.

Así que para los asuntos de dormir, uno tiene que decidir si será el acurrucador/a o el/la acurrucado/a, y elegir el lado de la cama.

Si hay niños de por medio la decisión se toma normalmente pensando en quién va a oír los llantos y acudir. Esa persona elegirá normalmente el lado de la cama más cercano a la puerta. En la oscuridad es difícil levantarse sin darse porrazos o dejarse el meñique en la pata de la cama, así que el camino en línea recta será el más fácil. Si hay preparada una maternidad el bebé normalmente duerme en la cuna dentro de la habitación con los padres, la mamá elegirá el lado donde irá la cuna, así le será más fácil si tiene que darle el pecho cada x horas.

Si estamos hablando de personas de vejiga más bien pequeña, esa persona deberá elegir el lado más cercano al baño.

Otra cosa a tener en cuenta son las relaciones anteriores. Una persona no debería dormir en el mismo lado de la cama que lo hizo con la anterior pareja. Esto es crítico para permitir a la mente empezar de cero. Y puede ayudar, en casos extremos, a evitar llamar a nuestro/a compañero/a por un nombre que no sea el suyo.

Algunas personas piensan que dormir en camas separadas es una buena idea. Quizá uno de los miembros de la pareja ronca, o se mueve mucho, uno tiene calor, el otro frío, uno quiere la ventana abierta, el otro cerrada. Es mejor tener un buen sueño reparador que levantarse enfadado y con ojeras hasta las rodillas. Pienso que es más cómodo, más higiénico; y, en definitiva, la cama es para dormir. Así que si quieres “tema”, mejor otro sitio. La cama es un sitio muy personal, donde pasamos un cuarto de nuestra vida, debería ser nuestro habitáculo personal. Personalmente, tengo el sueño bastante ligero, y cualquier movimiento o ruido me despierta. Me gusta cambiar de posición mientras duermo, incluso con los pies en el lado de la cabeza, volteo bastantes veces la almohada hasta que la ahueco, o busco el lado fresquito. Retiro a veces toda la ropa de cama (soy bastante calurosa), y también me gusta dormir con el aire acondicionado encendido o la ventana abierta. A veces ronco, se me cae la baba, me dan espasmos mioclónicos. Sinceramente, ¿quién quiere dormir conmigo?

Además, dormir en habitaciones separadas puede mejorar la relación sexual. Demasiado a menudo, cuando el salir y el flirteo se ha acabado, las parejas caen en la rutina, y se siente que el sexo se ha convertido en una tarea más en la relación. Dormir aparte pone a la pareja de nuevo en la posición del flirteo. Y en contra de lo que mucha gente pueda pensar, dormir en camas o habitaciones separadas no es una señal de una mala relación de pareja.

 

https://i1.wp.com/www.ski-2.com/files/ROGERW0001/ski2/Ski2PagesImages/HolidaysSectionImages/PlacestoStay/couple-sleeping.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s