Archivo de la categoría: Listas curiosas

Los vecinos

Todos conocemos a nuestros vecinos. No vivimos con ellos pero sabemos de qué pie cojean. Está la cotilla, el rancio, el que huele mal, el del perro ruidoso, la parejita gritona… Todos conocemos a alguno de estos personajes. En mi bloque tengo un poco de todo.

  • La cotilla: Ésta hizo su presentación espectacular el mismo día en que me mudé a esta casa. Quiere saber con quién vienes a vivir, qué enseres traes… e incluso tiene la indecencia de mencionarte a los anteriores inquilinos, como si me importaran algo. Es la típica señora mayor aburrida. Suele vivir en el bajo, siempre con la puerta entreabierta para controlar al personal, o asomándose a la mirilla (se la oye desde fuera pegando el ojo).
  • El rancio: El rancio de mi piso es un señor de mediana edad, casado con una señora y ambos con una niña de unos 6 años. Tiene un perro y me lo encuentro a menudo sacándolo a pasear. El perro es muy cariñoso y siempre se me acerca para jugar o para que lo acaricie. Él, en un gesto mohíno, tira de la correa asfixiando al animal con tal de que no se acerque. También este individuo es el que sabe que vas detrás de él para entrar y te cierra la puerta en las narices.
  • El apestoso: El típico señor mayor que huele a meados. Lo mejor es no usar el ascensor ni con él ni después de él.
  • Las perfumosas: En contra están éstas. Particularmente, son dos hermanas adolescentes que cada vez que salen vacían medio frasco de colonia a granel. Aunque más bien huele a insecticida. Al igual que el anterior, mejor no usar el ascensor ni con ellas ni después de ellas. A ellas se une su madre que tiene un aliento que ni una bomba fétida.
  • La parejita gritona: Practican sexo ruidoso a cualquier hora del día. En contra está la parejita discutidora. El problema es que a veces no los distingues.
  • La niña rara: Sube con su madre normalmente y se te queda mirando con cara de espanto. Lo mejor es preguntarle: ¿No te ha dicho TU ABUELA que es de mala educación mirar fijamente?
  • La que se ocupa de todo (como si fuera su casa): Pone flores en los rellanos, coloca los felpudos, recoge algún papelillo… Estoy por llamarla y que me haga la casa.
  • El de Radiolé a las 8 de la mañana del sábado: Quiere que nos despertemos con alegres y folclóricas melodías.
  • El de la canica a las 3 de la mañana: Este lo conocéis.
  • La del cocido un lunes tempranito: Huele de maravilla, pero a esas horas no apetece ni un café.
  • El de la prostatitis: La cisterna tooooda la noche sonando

Anuncios

Esas celebraciones, reuniones familiares o de amigos que no tenemos porqué ir

  1. Bautizos/Comuniones. De verdad, no me invitéis a bautizos/comuniones de primos, ni de hijos de primos ni de conocidos. El niño/a no va a notar mi ausencia. Ya no es por el desembolso que supone comprarse un vestido medianamente bonito/barato ni el regalo del/a susodicho/a, si no que la celebración me toca los huevos. Y además, ¿por qué tomas decisiones por él? ¿Por qué no esperar a que él/ella sepa si se quiere bautizar? ¿Hasta qué punto la religión es un punto importante en tu vida para que se lo quieras inculcar a tu hijo/a? Y no me digas que vas a misa todos los domingos…
  2. Babyshower. Sí, la mariconada esta de reunirse las mismas borrachuzas de tu despedida de soltera, pero ahora, en vez de regalarte diademas con pollas con velo de novia, te regalan pañales y sonajeros.
  3. En la misma categoría entran las despedidas de soltera. Si ya me cabrean las bodas, las despedidas ni te cuento. Ahí está la novia con ese pollón en la cabeza, con un Martini en la mano y el rímel churretoso gritando: Chicasssss… sois las mejores…. De verrrgdad… soisss… guayssss.
  4. Bodas de parientes con los que no comparto ni un apellido. En esta categoría también entran las famosas bodas de “tengo que ir/tengo que invitarlos porque los padres de la novia invitaron a mis padres a su propia boda”. Es más, sin consultar ni nada, un día te llega la invitación a casa (porque tu madre le ha dado tu dirección). Y es fantástico ver cómo las cosas han cambiado. Ahora, al pie de página de la invitación ya no pone “se ruega confirmación”. Ahora ponen el número de cuenta corriente. Como diciendo: Nos da igual si vienes o no, pero ingresa aquí la pastuza.
  5. “Ir por quedar bien” o “para que te vean”. Anda, pásate por el hospital/tanatorio/funeral para que te vean, para que vean que has ido. La gente es hipócrita. Uno va a los funerales o tanatorios u hospitales por la persona en cuestión, no por los demás. Uno va a funerales por mostrar respeto al que se marchó. Es cierto que no lo va a ver, pero está en el corazón de cada uno los motivos por los que quieres estar en el último momento con alguien que significó algo en tu vida. Cuando alguien importante ya no está y sientes tristeza, el quedar bien no significa nada.

Cosas que me molestan vol. II

Este es el volumen II. No os perdáis el volumen I.

1. La gente que va con gafas de sol en el metro. Sólo aceptable en esos tramos de recorrido no underground.

2. Las marujas viejunas malpintadas, malvestidas, malpeinadas y que encima van de señoronas súper dignas mirando con amago de pulcritud a todo lo que se le acerca (también abundan en el metro).

3. Esos tíos que se creen que están buenos sólo por llevar una camiseta ajustada, luciendo un bíceps grasiento, un pecho grasiento y una generosa lorza.

4. Las chonis de barrio que se chillan entre ellas aún estando rodeadas de gente (qué infernal lugar puede llegar a ser el metro a veces…)

5. Las llamadas perdidas cómo petición para que llames tú. Sobre todo a partir de la tercera…

6. Las abreviaturas del archidivulgado idioma SMS. Al menos algunos textos me recuerdan a Kevin Spacey en K-Pax y me río un rato yo sola… Sobre todo cuando se ven en un medio que no es un móvil. Entiendo que en el teclado del móvil sea difícil, pero no en el del ordenador.

7. La gente que lleva tan sumamente caídos los pantalones que le caben hasta billetes sin doblar y a lo largo en la hucha:

a)    Familiarízate con el concepto cinturón.

b)    Cuando la cinturilla del pantalón se desliza desde la cintura hasta la mitad del glúteo arrastrando consigo la ropa interior y no lo sientes, es un síntoma bastante jodido de un problema en el sistema nervioso. Háztelo mirar.

c)    Si lo sientes y te da igual eres un guarro.

8. Las que nunca saben qué ponerse teniendo el armario lleno e invariablemente pasan por eso varias horas en cada ocasión para luego ir siempre igual. A mí que me lo expliquen…

9. Que te metan un bloque de publicidad más largo que un día sin pan a 5 minutos de que acabe el programa.

10. Los e-mails que empiezan por FW:, RE: FWWWWW:, REEEE. Que sepáis que los borro todos sin ni siquiera abrirlos, por mucho que me pongáis que es buenísimo con 27 íes.

11. Los precios acabados en ’99. Hace años que dejó de funcionar ese truco para bobos.

12. Los anuncios de detergente y demás sucedáneos de publicidad para chimpancés.

13. La mayoría de las películas recientes que parecen la hostia en el tráiler y luego son una puta basura. Dentro de poco tendrán que incluir una nueva categoría: ÓSCAR AL MEJOR TRAILER. Cómo hacer que un bodrio de campeonato parezca la película del año.

14. Que me agregue gente al FACEBOOK que no conozco.

15. Las monedas de 1, 2 y 5 céntimos de euro. Además, qué tendrán que dejan un pestuzo en las manos repugnante.

16. Que me quieran subir el alquiler del piso todos los años. Menuda forma de querer mantener al inquilino. Al final voy a ser la única gilipollas del barrio que paga más de 700€ por un piso de 55m² y 2 habitaciones, y todo por la subida anual. Me sale más a cuenta cambiar de piso cada año.

17. Las toallas que no secan.

18. Las esponjas que absorben el jabón en lugar de ayudar a aplicarlo haciendo espuma.

19. Que quieras incrementar mi interés por una película contándome “un poco” de qué va y al final me la destroces.

20. Los taxistas leeeeeentos, los que se hacen los sordos y/o los tontos y se “equivocan” de recorrido, los que llevan la SER o la retransmisión de algún partido que poco me importa a toda castaña en la radio y no se preocupan en bajarlo por si te molesta.

21. Los vigilantes de metro que se quedan mirando luciendo su placa de guarda jurado frustrado cómo una pobre señora no se apaña para entrar con el carrito del bebé por esas jodidas puertas que para más cojones ponen “apertura fácil” en las que más cuesta abrir.

22. Que se me venga encima la cortina de la ducha y se me pegue en el cuerpo.

23. Los piercings de bola de plástico blanca/negra en el lateral del labio. ¿No te das cuenta de que parece otro rebosante grano de pus en tu apubertada y desgraciada cara?

24. Que sigan llamando “humor inteligente” a todo paleto que se pone a hablar durante más de 6 minutos intentando parodiar la vida cotidiana rayando hasta lo excesivo la exageración como único recurso para sacar alguna sonrisa de vez en cuando.

25. No poder cambiar el PIN2 porque siga sin venir en la información de las tarjetas SIM y que siga existiendo cuando nunca ha servido para nada.

26. Los idiotas que se creen eso de: “3. Seleccionar todos tus amigos (importante: tienen que ser todos para que funcione)”. ¿Qué complejísimo programa crees que hay detrás de esas aplicaciones capaz de detectar si has invitado a toda tu gente o no para funcionar? Seguro que tú eras de los que te ibas detrás de los señores con gabardina y gafas de sol que te ofrecían caramelos en la puerta del colegio, eh tontorrón… (y de los que re-envían los e-mails a 15 personas en menos de 50 minutos para no morirse en los próximos 30 días)

27. El desfase de audio sobre la imagen en los capítulos y películas que me descargo de internet

Los animales y el lenguaje

Nuestro vocabulario está repleto de expresiones relacionadas con nuestros queridos animales, algunas más que otras, y otras también más acertadas en cuanto a aspecto, olor y comportamiento.

  • Estar hecho unos zorros: tener mal aspecto.
  • Oler a tigre: Oler mal.
  • Ser una leonera: Generalmente aplicado a las habitaciones de adolescentes, en la que está todo desordenado.
  • Ponerse como una foca: Engordar.
  • Llevarse el gato al agua: Salirse con la suya en una situación o discusión.
  • Montar un pollo: Armar un lío.
  • Estar en la edad del pavo: estar en la adolescencia.
  • Ser una foca: Estar gorda.
  • Ser una cola de lagartija: Ser una persona muy inquieta, aplicado a que aun después de perder la lagartija su cola, ésta se sigue moviendo.
  • Ser un buitre: Ser un aprovechado y también aplicado a personas que aún ya no habiendo nada que sacar, siguen al quite.
  • Ser un lince: Ser rápido y astuto.
  • Estar canino: Se puede aplicar a tanto a tener hambre como estar falto de relaciones sexuales.
  • Por si las moscas: Esta expresión se aplica a cuando se toman precauciones con antelación.
  • Mosquearse o estar con la mosca detrás de la oreja: Volverse desconfiado.
  • Lagarto, lagarto: Una expresión que se utiliza a modo de superstición para evitar males.
  • Cambiar el agua al canario: Ir a mear.
  • Ir al tigre: Ir a cagar. Que puede que de ahí venga también lo de “oler a tigre”.
  • Memoria de elefante: Tener muy buena memoria.
  • Memoria de pez: Al contrario que el elefante, este animal posee justo lo contrario.
  • Ser un rata: Ser un roñoso y agarrao.
  • Sentirse como pez en el agua: Sentirse a gusto y cómodo en una situación.
  • Hablar como un loro: Hablar como ese mismo.
  • Ser una cacatúa: Aplicado a mujeres de manera despectiva, mujer parlanchina y también aplicado a mujeres de avanzada edad que quieren aparentar menor edad arreglándose y maquillándose en demasía.
  • Ser un zorro: Hombre astuto.
  • Estar como un toro: Gozar de buena salud.
  • Estar como una vaca: Estar gorda.
  • Ser un borrico: Ser un zopenco.
  • Ser una zorra: Al contrario que en masculino, aplicado a mujeres de manera despectiva para designar a aquellas que venden favores sexuales.
  • Ser o estar perro: Estar o ser un vago.
  • Ser un avispado: Ser un enterado.
  • Ser un búho: Persona de costumbres nocturnas.
  • Ser un gallo o gallito: Generalmente aplicado a jóvenes de actitudes chulescas.
  • Ser más terco que un mulo: Pues ser más terco que ese animal.
  • Ser un ovejo modorro: Persona ignorante.
  • Ser un cabestro: Ser una persona ignorante pero tirando a tozudo.
  • Ser un pavo: Ser un soso.
  • Moco de pavo: Valor que se le da a ciertas cosas. “Eso no es moco de pavo”, quiere decir que es importante.
  • Estar como una cabra: Estar loco.
  • Ser un gallina: Ser cobarde.
  • Hacer el ganso o ser un ganso: Persona torpe y chistosa.
  • Estar como gato panza arriba: Disfrutar de una situación.
  • Ser más raro que un perro verde: Ser extremadamente extraño.
  • Ser mono: Ser guapo.
  • Estar con el mono: Tener síndrome de abstinencia.
  • Dormir la mona: Dormir después de una borrachera.
  • Hacer monerías: Hacer gestos graciosos.
  • Hacer la cobra: Esquivar intercambio de saliva con seres no deseados.

(El famoso moco de pavo)

http://enunlugardelared.files.wordpress.com/2009/04/moco-de-pavo.jpg

Casi todo sobre las mujeres

Está bien. Os voy a revelar todos los secretos de las mujeres, así que por favor, estad atentos y seguid leyendo. Os explicaré lo que hay en nuestro bolso, lo que es tener tetas, nuestras fantasías, los tangas, los zapatos, tacones, nuestra ducha…. Todo está aquí.

EL BOLSO
¿Qué llevamos en él? Chicles, las gafas de sol, las de ver, pañuelos de papel, compresas, tampones, un bolígrafo, una agenda, pintalabios, el móvil, horquillas, una lima de uñas, tiritas por si nos hacen daño los zapatos…

¿QUÉ TIPO DE MOVIDA SEXUAL NOS GUSTA MÁS?
Se lo han preguntado a un estudioso del tema y su respuesta: El hombre coge a la mujer en sus brazos, ella se deja sostener lánguidamente y él dice: Te quiero por siempre jamás, y lo hace bastante a menudo. No, venga, en serio.
Otra estudiosa del asunto, una sexóloga que además es dueña de la sexshop más famosa del mundo en San Francisco dice que lo que más oye ella acerca de esto es: sexo oral (recibirlo, se entiende) y un buen polvo. ¿Posturas? 30% prefieren a la mujer encima y de frente. Otro 30% el misionero. El 24% estilo perrito y el 3% la mujer encima de espaldas. Pero la mejor manera de saberlo es esperar nuestras respuestas según vas haciendo.

¿CUÁLES SON LAS FANTASÍAS MÁS COMUNES QUE UNA MUJER TIENE?
Según las encuestas la mayoría se decide por el de chacha sexy, adoptando un papel sumiso. Y en segundo lugar es la de devora-hombres, donde se explora el lado contrario.

¿CÓMO DE DIVERTIDO ES TENER TETAS?
¿Es divertido tener pelotas? En fin… muchas mujeres no pasan más tiempo que vosotros pensando en vuestros cojones. Si son muy grandes, tenemos problemas para encontrar ropa interior, bañadores, camisas. O incluso se cuestiona si son de verdad u operados. Si son pequeños te llaman profesora de natación: Nada por delante, nada por detrás.

¿POR QUÉ TENEMOS FAMA DE MALAS CONDUCTORAS?
No es nuestra manera de conducir la que os molesta, sino la velocidad. Simplemente somos más cautelosas. Es verdad que hay alguna panoli que la ves sentada frente a un coche y te preguntas si le dieron el carné en la tómbola, pero así también hay hombres, que se toman la conducción como una carrera de fórmula 1, donde hay que llegar pronto a todas partes, insultando, despotricando y haciendo barbaridades en la carretera. Mira, es muy fácil, si quieres llegar pronto, sal antes.

¿CÓMO ES DE DIFERENTE UN ORGASMO MASCULINO A UNO FEMENINO?
Fijaros en una peli guarra. Por si no lo sabíais el fotograma más caro de una peli porno es el orgasmo masculino, por eso siempre se hace fuera, nunca eyaculan dentro. Es lo más valioso. Se hizo una encuesta a 100 personas, consistía en describir cómo sienten cada uno de ellos. Después se dio a leer esas descripciones a otras personas, y no fueron capaces de saber si esa descripción la había hecho un hombre o una mujer. Por supuesto que hay diferencias: las mujeres no eyaculamos. Aunque andan por ahí unos vídeos…

¿POR QUÉ SIEMPRE ESTAMOS FRÍAS?
Básicamente porque llevamos poca ropa para complacer a opresores patriarcales y falocéntricos como tú. De acuerdo con un estudio de no sé dónde, aunque las mujeres tenemos más grasa corporal, esa capa de grasa también nos protege del calor.

CUÁNDO MIRAMOS A UN HOMBRE POR LA CALLE, ¿EN QUÉ NOS FIJAMOS?
En el culo, básicamente. También dice un estudio del profesor no sé quién que nos sentimos atraídas por la forma en V de los torsos masculinos. Aunque también digo yo que hay un refrán que dice: Ancho de espaldas, estrecho de culo, maricón seguro. Si miramos a una mujer, nos fijaremos exactamente en lo mismo y en sus zapatos.

¿EN QUÉ PIENSA UNA MUJER CUANDO PRACTICA SEXO?
Básicamente piensa en su aspecto. Nos preguntamos constantemente si se habrá fijado si me he depilado, en la celulitis, en ese granito ahí… Dile a una mujer lo perfecta que es y lo tienes todo ganado.

¿EL TANGA ES CÓMODO O SÓLO LO LLEVAN PARA LOS HOMBRES?
Ni una cosa ni la otra. Es sólo para evitar que se marquen las costuras de las bragas.

¿POR QUÉ NOS GUSTAN TANTO LOS ZAPATOS?
Es muy fácil: los zapatos nos suministran una rápida y fácil forma de ajustar nuestra apariencia. Y vosotros los tíos lo apreciáis aunque no os deis cuenta. Ejemplo: Dos chicas con vaqueros en una habitación, una lleva unos zapatos de aguja, y la otra unos mocasines. ¿A por cuál vas?

¿QUÉ PASA CON EL BAÑO?
El baño para nosotras es nuestro ritual para sentirnos bien con nosotras mismas, espiritual y físicamente. Nos da tiempo a pensar, a relajarnos, y también a depilarnos, a teñirnos, a hacernos las uñas, a exfoliarnos, a hidratar la piel y el pelo, a quitarnos los callos de los pies… y esas cosas. Y también os preguntaréis porqué vamos juntas al baño. Más sencillo de lo que creéis. Por si no os habíais dando cuenta algunos baños públicos, véase bares, discotecas, gasolineras y etc, no tienen características higiénicas aptas para el contacto de nalga femenina. Si vamos con nuestra compi, ella nos sujetará el bolso y el abrigo.
¿ES CIERTO QUE TENEMOS UN UMBRAL DEL DOLOR MÁS ALTO?
Dicen que las mujeres somos más pacientes y tolerantes que los hombres, y es cierto, puesto que nos quejamos menos – a ver si aguantáis esos malditos calambres menstruales todos los meses; pero estudios dicen que nuestro umbral del dolor es todo lo contrario, está más bajo. Esto es, muchas mujeres identificarán una situación dolorosa antes que los hombres. Las mujeres están “sintonizadas” para identificar el dolor antes que los hombres. El dolor es algo que se aprende. Lo que el cerebro aprende es cómo identificar lo que podría ser doloroso o dañino. Así que es un mecanismo de autodefensa, por lo tanto un umbral de dolor más bajo es más sensible también. No es más que una técnica de supervivencia.

¿POR QUÉ TENEMOS VEJIGA DE HÁMSTER?
Las mujeres somos más propensas a desarrollar infecciones en el tracto urinario, como cistitis. Yendo al baño con frecuencia bajan las posibilidades de contraer enfermedades como esta.

¿POR QUÉ A LAS MUJERES NO LES GUSTA TANTO EL PORNO COMO A LOS HOMBRES?
Nos gusta, pero de otra manera. Por supuesto no esperamos que al final de la peli se casen y sean felices. Básicamente nos gusta el porno de ese que puedes ver con tu madre. El hombre es muy visual, le gusta mirar. Cuando ve una porno no se excita por lo que ve, sino porque se imagina siendo el protagonista. Para las mujeres es más el contexto, la interacción social, no está tan enfocado a las partes del cuerpo.

¿He resuelto algunas de vuestras dudas? Si es así, me alegro. Si no, seguid intentándolo y averiguándolo.

https://i2.wp.com/www.dailygalaxy.com/photos/uncategorized/2007/05/31/botticelli_birth_venus_2.jpg

Cuando estás en pareja, las cosas cotidianas cambian

Cuando eres soltero y te vas de vacaciones ya no vas corriendo a ver si el hotel tiene jacuzzi o piscina. Ahora miras cómo es la cama de cómoda y si hay pelos en el desagüe de la bañera.

Cuando estás soltero y vas de compras, ya no miras esa chupa de cuero guapa, guapa. Ahora miras calcetines y calzoncillos… de esos de los holgados.

Cuando estás soltero te ocupas de que en tu buga haya siempre buena música. En pareja te preocupas si no huele a fresco.

Cuando estás soltero tiendes la ropa de cualquier manera. Ahora te preocupa que queden las marcas de las pinzas en la camisa y que los cuellos no queden “esborcicaos” (daos de sí).

Cuando ibas al súper comprabas cualquier cosa. Ahora comparas precios.

Cuando salías de marchuqui con los colegas rápido ponías el radar para controlar a las pibis. Ahora también, pero buscando una mesa libre cerca del baño.

La camiseta esa que pone “Tocador de señoras”… ya no te la pones.

Cuando estabas soltero te ponías el chándal ese pelotillero. Ahora no te lo pones ni para andar por casa.

(Calzoncillos holgaditos estilo “padre”, que parecen una bolsa del Alcampo. Tarde o temprano los llevarás).

https://i2.wp.com/common.csnstores.com/common/products/ADV/ADV1378_l.jpg

Esas “cosas de mujer” que me cabrean (¡y yo soy una!)

1.       Que se amparen en “tengo la menstru” para cambios de humor, malas contestaciones y lloros sin sentido.

2.       Que se vistan como putillas y luego, cuando un tío les mire las tetas, se cabreen.

3.       Que no sepan más que hablar de Bershka, Zara y Blanco.

4.       Que se crean, que porque no llevas falda, mechas y tacones no eres igual de femenina que ellas.

5.       Las que se quejan a todas horas de “estoy gorda”. Pues si eso piensas tú… es que lo estás.

6.       Y con esto viene las que siempre están a dieta y no dejan de comentarlo pero se piden el BigMac, eso sí, con Coca-Cola light.

7.       Las que necesitan la constante aprobación de “su amiga del alma” o novio para hacer cosas.

8.       Las que no dejan de hablar de su novio y cualquier tema de conversación es bueno para sacar el tema de “mi novio”.

9.       Las que te preguntan: “Te has maquillado, ¿qué celebramos hoy?”

10.    Las que se atusan el pelo a todas horas y buscan espejos en todas partes.

11.    Las de “por mis huevos me pongo esos tacones aunque parezca un pato mareao caminando borracho”.

12.    No hay cosa que más asco me dé que una mujer oliendo a tabaco y alcohol.

13.    Las que se obsesionan con combinar todo lo que llevan puesto y las que se creen que porque se lleve de moda, a ellas les queda bien.

14.    Las que acaban de ser mamás y se creen que nos interesan las cagadas y vómitos de sus nenes.

15.    Las que cuentan intimidades sexuales con todo lujo de detalles.

16.   Las que nunca llevan un pavo y siempre tiene que ir el marido o el novio pagando todo.

 

Otro post de “Cosas de chicas” aquí.

https://elblogdechicaurbana.files.wordpress.com/2011/01/escote.jpg?w=300

¿Pero qué estás mirando, pedazo de cerdo?