Archivo de la etiqueta: cafetería

Prohibido fumar

Se acaba el año 2010 y entra en vigor la primera ley antitabaco que prohíbe fumar en todos los lugares públicos, incluso aquellos al aire libre como las zonas de juegos infantiles en parques. ¿Qué puedo decir? Pues sólo una cosa: no siento pena alguna por los fumadores.

¿Cuántas veces he salido a un bar cualquiera y he vuelto a casa directamente para meterme a la ducha? No soy capaz de meterme a mi cama limpia con tal pestuzo en el pelo o en el cuerpo. Alguna vez por pereza y por sueño directamente me fui a dormir y al despertar por la mañana… todo a lavar. La boca me sabía a tabaco, tenía los ojos rojos y el olor en mi almohada era para desmayarse.

Es la mejor de las opciones. Hay que buscar un consenso y mirar por el bienestar de todos. El tabaco es una droga, una droga social pero droga al fin y al cabo. Y no permitiríamos zonas para fumetas de maría en lugares públicos y otras para los no fumadores. O sea, los drogadictos tienen una zona especial para ellos en sitios públicos, no sólo para su disfrute sino también para molestia de los otros. ¿Por qué no hacemos una  zona especial para negros? Ah, no, que eso es racista. ¿O una para gordos? Vaya, tampoco está bien visto. Pues no sé entonces…

Luego están los daños colaterales en la hostelería. ¿Perderán clientela los restaurantes y cafeterías/bares? Hombre, si la ley es igual para todos, en ningún bar se permitirá fumar y no habrá la opción de “vámonos a ese de ahí que sí dejan”. Bien es cierto que muchos bares invirtieron pasta en acomodar sus locales para fumadores y no fumadores, y ahora todo eso se ha ido al traste. Pero hey, es cosa del gobierno. Disfrutad de lo votado, socialistas.

El gobierno es partícipe de la venta de tabaco pero luego no lo deja fumar en ninguna parte. Ahí lo tenéis. Fumad lo que queráis y donde os dejen. Yo seguiré evitando lugares y gentes que me roben el oxígeno.https://i2.wp.com/www.ejerciciodeingles.com/wp-content/uploads/2010/08/smoking.jpg

Anuncios

Lo que odio de los bares

  • Las servilletas, que como tengas las manos un poco grasientas, por ejemplo, de haberte comido una gamba, se desintegran nada más tocar superficie humana.
  • Los que echan serrín para tapar la mierda en vez de pasar una fregona/escoba.
  • Los que tienen los palillos a la intemperie, ahí, a pelo y al alcance de toda roña volante o dedo aburrido. Que eso luego va a la boca, por favor…
  • Los bares donde no te ponen tapas decentes (los cacahuetes rancios se los metes por el culo a la orangutana de tu parienta, cabrón).
  • Los bares sin jabón en el lavabo, papel para manos o corriente en el secamanos, papel higiénico ni parte inferior de la taza del váter. Si así está el váter, cómo estará la cocina. En esta línea entran los que ni tienen pestillo y tienes que sujetar la puerta mientras miccionas. Por no hablar de los que tienes que pedir la llave. Una llave minúscula atada a un trozo de madera que pone: “señoras”.
  • Camareros que te llaman jefe/jefa.
  • Las sillas que chirrían. No cuesta nada levantarla, en serio.
  • Camareros que comistrajean mientras sirven mesas o lo que es peor, llevan un palillo entre los labios.
  • Encontrarme ceniceros sucios, con huesos de aceituna, chicles, colillas…
  • Sentarte a la barra en un taburete, tocar sin querer por debajo de la barra y sorpresa, ya tienes más aperitivos debajo de la barra que en el plato de la tapa.
  • Los que tienen un jamón colgado del techo. Así es como deben curarse bien, con el humillo del tabaco.
  • Los que tienen letreritos del tipo: “Aquí no se fía” o “los enemigos del hombre son tres: suegra, cuñada y mujer”.
  • Los que tienen flores de plástico para decorar. Sí, como las que llevan a los cementerios. Por no hablar de la decoración tipo calendario del Interviú o el espumillón alrededor de la tele de plasma en navidad.
  • Los que nada más servirte te traen la cuenta.
  • Los que tienen en el menú cosas que no sirven. También los que tienen el menú corregido con tachones y tippex.
  • Las vitrinas de aperitivos con manjares apetitosos, tipo croquetas, tortilla… pero a ti te siguen trayendo los cacahuetes rancios. ¿Serán de plástico las croquetas y por eso no las sirven?
  • Que nada más sentarte aparezca el camarero con una bayeta mohosa limpiándote la mesa y te diga: ¿Qué va a ser… jefe?
  • Que pidas CocaCola y no te digan que no tienen, y que te sirvan Pepsi.
  • Los que tienen temática taurina, tipo cabezas de toros disecadas.
  • Que tengan la música o la tele a toda hostia y no sepas si has entrado en “Bar Manolo” o en la discoteca “Kapital”.
  • Vasos rayados, platos desportillados, mesas o sillas pegajosas, cuadros con un dedo de polvo. Cuanta menos decoración tenga, mejor: menos mierda se acumula.
  • Camareros guarros, sudados o apestando a sobaca. No se piden sex symbols, pero sí mínimo de higiene.https://i0.wp.com/farm4.static.flickr.com/3558/3562355418_758c393ec7.jpg