Archivo de la etiqueta: sexo

Papá, teta

Queridos copulantes:

Los hombres tienen las glándulas mamarias atrofiadas. Pero, atrofiadas y todo, ahí están. Son legados embrionarios que permanecen en los fetos varones aun después de definirse el sexo, y les acompañan de por vida.

Algunos mamíferos macho no tienen conductos lácteos ni pezón; pero otros, como perros y primates –incluidos los humanos–, no sólo tienen conductos lácteos y pezón: es que, en ellos, antes de la pubertad apenas existen diferencias entre los sexos.

Los hombres contemplan sus tetillas con una actitud ambivalente. Por un lado, no les gusta estar en posesión de un residuo embrionario propio de las mujeres que la evolución, remendona y chapucera, dejó ahí aparcado. Pero, por otro, han sabido hacer de la necesidad virtud y cultivan sus músculos pectorales como el que saca brillo a un tesoro. El sueño de todo varón es poder presumir de tener el pecho duro y muy dibujado. A veces, hasta los más flácidos y caducos meten barriga y ponen pecho de lobo cuando pasean por la playa.

Hay sociobiólogos que ven en el culturismo y en la depilación masculina un intento de emular, a la manera varonil, las redondas suavidades del tejido adiposo femenino. Lo cierto es que los músculos constituyen una estructura de cortejo honesta que muestra la capacidad de un varón para trabajar, o realizar esfuerzos puntuales. Claro que también pueden mostrar su capacidad para hacer el bestia y meterse en líos.

El pecho masculino, al contrario que el femenino, no está reconocido como parte pudenda; por eso, antiguamente, los héroes masculinos lucían tetilla tanto en las revistas infantiles como en el cine, y hasta la monjita más pura contemplaba con naturalidad las películas de romanos. Así que, aunque  censuraban los besos de Sissi, la filmografía de peplos caídos era típica de Semana Santa. Los niños de entonces fueron testigos de cómo Charlton Heston tenía talento suficiente para hacer dos cosas a la vez: lucir tetillas y matar al malo. Y de cómo Kirk Douglas, hoyuelo en ristre y vestido con bragas de harapos, podía eclipsar sus piernecitas enclenques a base de lucir, para regodeo de los gais, un escudo pectoral más ancho que alto.

Como a las mujeres, lo mismo que a todo el mundo, nos gustan las cosas redonditas y calientes, queremos hacer de las tetillas un asunto lascivo; pero, ¡sacrilegio!, muchos hombres son capaces de matar por eso. Ahí tenemos la hilarante novela de Tom Sharpe en la que el protagonista planea matar a su esposa porque, entre otras manías, está empeñada en estimularle los pezones. Es una actitud reprobable, por parte de los hombres, que nos provoquen todo el rato como si ahí no hubiera nada interesante y luego no permitirnos meterles mano o, lo que es peor, aburrirse mientras les metemos mano, esperando el momento de introducir en escena otros miembros más viriles y que las tetillas hagan mutis por el foro.

Pero la parte femenina que hay en todo macho florece algunas veces sin complejos. Una vez oí a un hombre –muy masculino, por cierto– confesar que sentía ganas de darle la teta a su bebé. Pocos se atreverían a expresar un deseo que pusiera en entredicho su virilidad. Y una declaración así no pone en entredicho nada. Las hormonas no son diferentes para machos y hembras; aquí lo que se dirime es una cuestión de cantidad. Y un padre muy cercano a su bebé puede aumentar la concentración de algunas hormonas comprometidas con la lactancia, como la prolactina. Eso no lo hace más femenino, sino mucho más encantador. Igualmente, al estimular los pezones de hombres y mujeres, los niveles de prolactina se elevan. Quizá por eso muchos hombres rechazan ese tipo de juegos.

Veamos, queridos: Prometí comerme mi faja reductora cuando un camionero gallego segregara más leche que una nodriza payesa. De momento, va a ser que no. Sin embargo, los hombres, bajo ciertas circunstancias patológicas, pueden dar un paso más en el desarrollo de su tejido glandular y producir cierta cantidad de leche. La ginecomastia –aumento del volumen de la glándula mamaria en el varón– es una de las pesadillas masculinas recurrentes. Precisamente por eso, este trastorno aparece a menudo reflejado en obras de arte. Demonios cornudos con pechos, dragones con pechos, ánimas (masculinas) del purgatorio, retorciéndose entre las llamas, con pechos y hermafroditas medio en bolas con bolas y pechos aparecen en lienzos, en grupos escultóricos, en petos de las ánimas y en muebles estilo remordimiento que habréis visto en los despachos de notarios carrozones con solera. Son horrorosamente bonitos.

La ginecomastia puede ser pasajera, típica de la pubertad, o ser cosa de familia. En este caso se recurre a la cirugía estética (y al psicólogo). Hay otra ginecomastia endocrina, causada por tumores testiculares o suprarrenales, hipogonadismo o cualquier cosa que revolucione las hormonas. También puede aparecer en el transcurso de enfermedades como la lepra… y otras que no digo porque sois unos aprensivos.

A veces ocurre que los recién nacidos de algunas especies –también la nuestra–, influidos por las hormonas maternas, producen una secreción llamada leche de bruja. La producción de leche masculina no es fisiológicamente imposible. Es relativamente frecuente y espontánea en los machos cabríos, y se puede inducir, mediante inyecciones de hormonas, en algunos machos, por ejemplo en bueyes, perros, cobayas y humanos. Pero esta leche es bastante escasa, y a los machos ni se les ocurre dar de mamar.

La producción de leche espontánea se ha comprobado, a menudo, en individuos que habían sufrido hambrunas –por ejemplo, prisioneros de campos de concentración– y que se encontraban en proceso de recuperación. La explicación es que el hígado, que destruye las hormonas, se recupera más lentamente que las glándulas que las producen, por ello los niveles hormonales se disparan sin control.

¿Por qué la lactancia masculina no fue contemplada durante la evolución? Muy pocos machos ejercen de padres, y, entre éstos, la lactancia no es, probablemente, la mejor ayuda que pueden procurar a sus hijos. Sea como fuere, lo cierto es que en 1994 se descubrió que, entre las 4.300 especies de mamíferos existentes, hay un macho que amamanta junto con la hembra. Se trata del murciélago frugívoro de Dyak. Soy escéptica.

https://i2.wp.com/image.yaymicro.com/rz_1210x1210/0/24f/michelangelo-s-david-24ff6b.jpg

Casi todo sobre las mujeres

Está bien. Os voy a revelar todos los secretos de las mujeres, así que por favor, estad atentos y seguid leyendo. Os explicaré lo que hay en nuestro bolso, lo que es tener tetas, nuestras fantasías, los tangas, los zapatos, tacones, nuestra ducha…. Todo está aquí.

EL BOLSO
¿Qué llevamos en él? Chicles, las gafas de sol, las de ver, pañuelos de papel, compresas, tampones, un bolígrafo, una agenda, pintalabios, el móvil, horquillas, una lima de uñas, tiritas por si nos hacen daño los zapatos…

¿QUÉ TIPO DE MOVIDA SEXUAL NOS GUSTA MÁS?
Se lo han preguntado a un estudioso del tema y su respuesta: El hombre coge a la mujer en sus brazos, ella se deja sostener lánguidamente y él dice: Te quiero por siempre jamás, y lo hace bastante a menudo. No, venga, en serio.
Otra estudiosa del asunto, una sexóloga que además es dueña de la sexshop más famosa del mundo en San Francisco dice que lo que más oye ella acerca de esto es: sexo oral (recibirlo, se entiende) y un buen polvo. ¿Posturas? 30% prefieren a la mujer encima y de frente. Otro 30% el misionero. El 24% estilo perrito y el 3% la mujer encima de espaldas. Pero la mejor manera de saberlo es esperar nuestras respuestas según vas haciendo.

¿CUÁLES SON LAS FANTASÍAS MÁS COMUNES QUE UNA MUJER TIENE?
Según las encuestas la mayoría se decide por el de chacha sexy, adoptando un papel sumiso. Y en segundo lugar es la de devora-hombres, donde se explora el lado contrario.

¿CÓMO DE DIVERTIDO ES TENER TETAS?
¿Es divertido tener pelotas? En fin… muchas mujeres no pasan más tiempo que vosotros pensando en vuestros cojones. Si son muy grandes, tenemos problemas para encontrar ropa interior, bañadores, camisas. O incluso se cuestiona si son de verdad u operados. Si son pequeños te llaman profesora de natación: Nada por delante, nada por detrás.

¿POR QUÉ TENEMOS FAMA DE MALAS CONDUCTORAS?
No es nuestra manera de conducir la que os molesta, sino la velocidad. Simplemente somos más cautelosas. Es verdad que hay alguna panoli que la ves sentada frente a un coche y te preguntas si le dieron el carné en la tómbola, pero así también hay hombres, que se toman la conducción como una carrera de fórmula 1, donde hay que llegar pronto a todas partes, insultando, despotricando y haciendo barbaridades en la carretera. Mira, es muy fácil, si quieres llegar pronto, sal antes.

¿CÓMO ES DE DIFERENTE UN ORGASMO MASCULINO A UNO FEMENINO?
Fijaros en una peli guarra. Por si no lo sabíais el fotograma más caro de una peli porno es el orgasmo masculino, por eso siempre se hace fuera, nunca eyaculan dentro. Es lo más valioso. Se hizo una encuesta a 100 personas, consistía en describir cómo sienten cada uno de ellos. Después se dio a leer esas descripciones a otras personas, y no fueron capaces de saber si esa descripción la había hecho un hombre o una mujer. Por supuesto que hay diferencias: las mujeres no eyaculamos. Aunque andan por ahí unos vídeos…

¿POR QUÉ SIEMPRE ESTAMOS FRÍAS?
Básicamente porque llevamos poca ropa para complacer a opresores patriarcales y falocéntricos como tú. De acuerdo con un estudio de no sé dónde, aunque las mujeres tenemos más grasa corporal, esa capa de grasa también nos protege del calor.

CUÁNDO MIRAMOS A UN HOMBRE POR LA CALLE, ¿EN QUÉ NOS FIJAMOS?
En el culo, básicamente. También dice un estudio del profesor no sé quién que nos sentimos atraídas por la forma en V de los torsos masculinos. Aunque también digo yo que hay un refrán que dice: Ancho de espaldas, estrecho de culo, maricón seguro. Si miramos a una mujer, nos fijaremos exactamente en lo mismo y en sus zapatos.

¿EN QUÉ PIENSA UNA MUJER CUANDO PRACTICA SEXO?
Básicamente piensa en su aspecto. Nos preguntamos constantemente si se habrá fijado si me he depilado, en la celulitis, en ese granito ahí… Dile a una mujer lo perfecta que es y lo tienes todo ganado.

¿EL TANGA ES CÓMODO O SÓLO LO LLEVAN PARA LOS HOMBRES?
Ni una cosa ni la otra. Es sólo para evitar que se marquen las costuras de las bragas.

¿POR QUÉ NOS GUSTAN TANTO LOS ZAPATOS?
Es muy fácil: los zapatos nos suministran una rápida y fácil forma de ajustar nuestra apariencia. Y vosotros los tíos lo apreciáis aunque no os deis cuenta. Ejemplo: Dos chicas con vaqueros en una habitación, una lleva unos zapatos de aguja, y la otra unos mocasines. ¿A por cuál vas?

¿QUÉ PASA CON EL BAÑO?
El baño para nosotras es nuestro ritual para sentirnos bien con nosotras mismas, espiritual y físicamente. Nos da tiempo a pensar, a relajarnos, y también a depilarnos, a teñirnos, a hacernos las uñas, a exfoliarnos, a hidratar la piel y el pelo, a quitarnos los callos de los pies… y esas cosas. Y también os preguntaréis porqué vamos juntas al baño. Más sencillo de lo que creéis. Por si no os habíais dando cuenta algunos baños públicos, véase bares, discotecas, gasolineras y etc, no tienen características higiénicas aptas para el contacto de nalga femenina. Si vamos con nuestra compi, ella nos sujetará el bolso y el abrigo.
¿ES CIERTO QUE TENEMOS UN UMBRAL DEL DOLOR MÁS ALTO?
Dicen que las mujeres somos más pacientes y tolerantes que los hombres, y es cierto, puesto que nos quejamos menos – a ver si aguantáis esos malditos calambres menstruales todos los meses; pero estudios dicen que nuestro umbral del dolor es todo lo contrario, está más bajo. Esto es, muchas mujeres identificarán una situación dolorosa antes que los hombres. Las mujeres están “sintonizadas” para identificar el dolor antes que los hombres. El dolor es algo que se aprende. Lo que el cerebro aprende es cómo identificar lo que podría ser doloroso o dañino. Así que es un mecanismo de autodefensa, por lo tanto un umbral de dolor más bajo es más sensible también. No es más que una técnica de supervivencia.

¿POR QUÉ TENEMOS VEJIGA DE HÁMSTER?
Las mujeres somos más propensas a desarrollar infecciones en el tracto urinario, como cistitis. Yendo al baño con frecuencia bajan las posibilidades de contraer enfermedades como esta.

¿POR QUÉ A LAS MUJERES NO LES GUSTA TANTO EL PORNO COMO A LOS HOMBRES?
Nos gusta, pero de otra manera. Por supuesto no esperamos que al final de la peli se casen y sean felices. Básicamente nos gusta el porno de ese que puedes ver con tu madre. El hombre es muy visual, le gusta mirar. Cuando ve una porno no se excita por lo que ve, sino porque se imagina siendo el protagonista. Para las mujeres es más el contexto, la interacción social, no está tan enfocado a las partes del cuerpo.

¿He resuelto algunas de vuestras dudas? Si es así, me alegro. Si no, seguid intentándolo y averiguándolo.

https://i0.wp.com/www.dailygalaxy.com/photos/uncategorized/2007/05/31/botticelli_birth_venus_2.jpg

Esas “cosas de mujer” que me cabrean (¡y yo soy una!)

1.       Que se amparen en “tengo la menstru” para cambios de humor, malas contestaciones y lloros sin sentido.

2.       Que se vistan como putillas y luego, cuando un tío les mire las tetas, se cabreen.

3.       Que no sepan más que hablar de Bershka, Zara y Blanco.

4.       Que se crean, que porque no llevas falda, mechas y tacones no eres igual de femenina que ellas.

5.       Las que se quejan a todas horas de “estoy gorda”. Pues si eso piensas tú… es que lo estás.

6.       Y con esto viene las que siempre están a dieta y no dejan de comentarlo pero se piden el BigMac, eso sí, con Coca-Cola light.

7.       Las que necesitan la constante aprobación de “su amiga del alma” o novio para hacer cosas.

8.       Las que no dejan de hablar de su novio y cualquier tema de conversación es bueno para sacar el tema de “mi novio”.

9.       Las que te preguntan: “Te has maquillado, ¿qué celebramos hoy?”

10.    Las que se atusan el pelo a todas horas y buscan espejos en todas partes.

11.    Las de “por mis huevos me pongo esos tacones aunque parezca un pato mareao caminando borracho”.

12.    No hay cosa que más asco me dé que una mujer oliendo a tabaco y alcohol.

13.    Las que se obsesionan con combinar todo lo que llevan puesto y las que se creen que porque se lleve de moda, a ellas les queda bien.

14.    Las que acaban de ser mamás y se creen que nos interesan las cagadas y vómitos de sus nenes.

15.    Las que cuentan intimidades sexuales con todo lujo de detalles.

16.   Las que nunca llevan un pavo y siempre tiene que ir el marido o el novio pagando todo.

 

Otro post de “Cosas de chicas” aquí.

https://elblogdechicaurbana.files.wordpress.com/2011/01/escote.jpg?w=300

¿Pero qué estás mirando, pedazo de cerdo?

¿Por qué los hombres tienen pezones?

a) Porque dios los fabricó así.
b) Por error de la naturaleza.
c) Para ponerse un piercing.

La genética nos da la respuesta. Cuando un óvulo y un espermatozoide se unen, comienza el proceso de gestación.

Hombres y mujeres tenemos 46 cromosomas en cada célula de nuestro cuerpo. Los cromosomas son el manual de instrucciones para crear un ser humano. 23 cromosomas los pone la madre, y 23 los pone el padre. Los óvulos de la mujer llevan el cromosoma X y los espermatozoides del hombre pueden llevar X ó Y. Si el espermatozoide que llega primero es X, se unirá con un óvulo X y nacerá una niña. Pero si es Y, se unirá con el óvulo X y nacerá un niño. Es el padre quien determina el sexo de sus hijos.  A pesar de esto, el cromosoma Y no entra en acción desde el principio de la fecundación.

Como el cromosoma Y todavía no se activa, el embrión comienza a desarrollar órganos femeninos. El diseño básico del cuerpo humano es femenino. La naturaleza es como una fábrica programada para fabricar mujeres. Si las glándulas sexuales hablaran dirían: “Mientras no me digan lo contrario, yo fabrico una mujer”.

Sólo a partir de la 8ª semana empieza el cambio. Si el espermatozoide que fecundó era Y, este cromosoma se despierta y le envía un mensaje de testosterona al embrión. Es como si se le dijera a la naturaleza: “No sigas fabricando una mujer. Reordena las piezas y fabrica un varón”. Es entonces cuando la naturaleza reorienta el diseño.

Por eso los varones tienen pezones y glándulas mamarias. Porque ya estaban en la línea de montaje femenino. El varón no es más que una mujer reorientada. El pene es un clítoris reformulado y los testículos son ovarios potenciales fuera de lugar.