Archivo de la categoría: Cosas raras que me pasan

Los vecinos

Todos conocemos a nuestros vecinos. No vivimos con ellos pero sabemos de qué pie cojean. Está la cotilla, el rancio, el que huele mal, el del perro ruidoso, la parejita gritona… Todos conocemos a alguno de estos personajes. En mi bloque tengo un poco de todo.

  • La cotilla: Ésta hizo su presentación espectacular el mismo día en que me mudé a esta casa. Quiere saber con quién vienes a vivir, qué enseres traes… e incluso tiene la indecencia de mencionarte a los anteriores inquilinos, como si me importaran algo. Es la típica señora mayor aburrida. Suele vivir en el bajo, siempre con la puerta entreabierta para controlar al personal, o asomándose a la mirilla (se la oye desde fuera pegando el ojo).
  • El rancio: El rancio de mi piso es un señor de mediana edad, casado con una señora y ambos con una niña de unos 6 años. Tiene un perro y me lo encuentro a menudo sacándolo a pasear. El perro es muy cariñoso y siempre se me acerca para jugar o para que lo acaricie. Él, en un gesto mohíno, tira de la correa asfixiando al animal con tal de que no se acerque. También este individuo es el que sabe que vas detrás de él para entrar y te cierra la puerta en las narices.
  • El apestoso: El típico señor mayor que huele a meados. Lo mejor es no usar el ascensor ni con él ni después de él.
  • Las perfumosas: En contra están éstas. Particularmente, son dos hermanas adolescentes que cada vez que salen vacían medio frasco de colonia a granel. Aunque más bien huele a insecticida. Al igual que el anterior, mejor no usar el ascensor ni con ellas ni después de ellas. A ellas se une su madre que tiene un aliento que ni una bomba fétida.
  • La parejita gritona: Practican sexo ruidoso a cualquier hora del día. En contra está la parejita discutidora. El problema es que a veces no los distingues.
  • La niña rara: Sube con su madre normalmente y se te queda mirando con cara de espanto. Lo mejor es preguntarle: ¿No te ha dicho TU ABUELA que es de mala educación mirar fijamente?
  • La que se ocupa de todo (como si fuera su casa): Pone flores en los rellanos, coloca los felpudos, recoge algún papelillo… Estoy por llamarla y que me haga la casa.
  • El de Radiolé a las 8 de la mañana del sábado: Quiere que nos despertemos con alegres y folclóricas melodías.
  • El de la canica a las 3 de la mañana: Este lo conocéis.
  • La del cocido un lunes tempranito: Huele de maravilla, pero a esas horas no apetece ni un café.
  • El de la prostatitis: La cisterna tooooda la noche sonando

Anuncios

Dos anuncios

He visto dos anuncios que están actualmente apareciendo en televisión que me han hecho recapacitar. Diré los nombres de los productos comerciales (no me llevo ni comisión ni nada, de hecho los voy a poner a parir).

Uno de ellos es el nuevo Ambipur para vehículos, vamos, ambientadores para coches. Dice algo así como “¿No te gusta ese aroma a limpio en tu coche (se ve al individuo frente al volante aspirando los  aromas de, en teoría, un coche recién lavado y aspirado) antes de que entre tu familia? (y aquí entran los niños con zapatos sucios, con bolsas de patatas y juguetes poniéndolo todo asqueroso). Y luego dice: No te preocupes, con el nuevo Ambipur tu coche siempre olerá como recién limpio… (y aquí viene el final) AUNQUE NO LO ESTÉ”. ¡Toma esa!

Imaginaos el mismo anuncio pero para desodorante. Un vagón de metro hasta la bandera, plena hora punta mañanera en Madrid. Un tío mugroso agarrado a la barra de sujeción, junto con otras 300 personas. Y que el anuncio dijera: Olerás como recién duchado, aunque no lo estés. Pasa de la ducha, nuestro desodorante te la ahorra.

Y el otro es de Jazztel. Su logo es: Te cambiarás por el ahorro, te quedarás por el servicio técnico. Una cosa es que anuncies que tienes tarifas más baratas. Pero proclamar que te quedarás por el servicio técnico es proclamar que tu servicio es una mierda y que tendrás que recurrir al mismo bastante a menudo.

Imaginaos un seguro médico que anunciara tarifas más baratas que otros de la competencia, pero que a la vez te dijera que sus médicos son muy majos y guapos. Pues señores, no me convence.

 

“Verdades” por Chicaurbana


  1. Una de las tareas de un buen amigo sería borrar el historial de internet de tu ordenador si mueres.
  2. No hay cosa que joda más que darse cuenta durante una discusión de que estás equivocado/a.
  3. Me arrepiento totalmente de aquellas veces cuando era pequeña que no quería dormir la siesta.
  4. Es totalmente necesaria una fuente para el Word o el email que identifique el “sarcasmo”.
  5. ¿Cómo cojones se dobla una sábana bajera?
  6. Las decisiones equivocadas son el germen de las buenas historias.
  7. Nunca sabes cuándo caerá un rayo pero llega un momento del día en el trabajo que sabes que no harás nada productivo.
  8. ¿Podemos ignorar lo que venga después del blu-ray de una vez por todas?
  9. Siempre me pongo nerviosa cuando salgo del Word y me pregunta si quiero guardar los cambios de un escrito de 10 páginas que JURO POR DIOS que no he tocado.
  10. No lavar a máquina ni secar en secadora significa “Jamás lo voy a lavar”.
  11. Odio cuando no consigo coger una llamada telefónica e inmediatamente llamo y da señal durante 9 veces hasta que salta el buzón. ¿Qué narices hicieron después de llamarme? ¿Tirar el teléfono y salir corriendo?
  12. Odio salir de casa segura y arreglada y no ver a nadie interesante en todo el día.
  13. Guardo algunos números de teléfonos en mi agenda del móvil para saber cuándo no contestar.
  14. Pienso que el congelador se merece también una luz.
  15. El GPS, al igual que te deja elegir si quieres ir por autopista de peaje o no, debería también ofrecer “pasar por gueto o no”.
  16. Prefiero volver del súper con 10 bolsas de plástico hasta los topes que volver por segunda vez.
  17. He pasado mucho tiempo descifrando la delgada línea entre “aburrimiento” y “hambre”.
  18. ¿Cuántas veces es apropiado decir “¿qué”? antes de simplemente asentir y sonreír porque no has entendido lo que ha dicho el otro?
  19. Las camisetas se ensucian. La ropa interior se ensucia. Los vaqueros nunca se ensucian.
  20. ¿Soy yo o los chavales de instituto son cada vez más gilipollas?
  21. No hay peor sensación que ese milisegundo en el que te balanceas en la silla hacia atrás.
  22. Como conductora odio a los peatones y como peatón odio a los conductores. Pero no importa cuál sea mi condición porque odio a los ciclistas.
  23. A veces miro mi reloj hasta 3 veces seguidas y todavía no sé qué hora es.

https://i2.wp.com/www.hola.com/imagenes//hombre/2010082442485/simbolos/lavado/graficos/0-138-785/hombre-lavado-01-z.jpg

Halitosis

Todos conocemos a alguien que le canta el pozo, que le huele el aliento, que perfuma el ambiente con solo abrir la boca. No sé cómo pero en todos los grupos, ya sea familiares, de trabajo o de amigos, hay alguien que sufre de halitosis, y probablemente ni lo sepa.
Venga ya, ¿cómo no lo va a saber? ¿Esa persona no tiene mujer/marido, hijos, buenos amigos que se lo digan?

Es un problema que puede llegar a causar problemas en las relaciones sociales y afectivas. Como digo, mucha gente no sabe que padece de halitosis (o no tiene alguien compasivo que se lo haga saber) y a veces es rechazada.

Cuando alguien te está atufando, ¿es cortés retirar la cara?

A ver, lo normal si comes ajo, bebes café o fumas, es que huelas a eso mismo. Pero cuando alguien, sin haber tomado ningún alimento o bebida cuyo olor puedas identificar, apeste a cloaca, estás ante una bomba fétida que robará tu oxígeno cada vez que se acerque a ti y quiera charlar. Además, los halitosos son también los que llevan esas bolitas blancas en la comisura de los labios (comúnmente conocidas como “burriagas”), lo que ya te indica, además, la poca higiene bucal del individuo.

A continuación os relato la anécdota que tuve hace unos años con un compañero de trabajo.
Como en toda empresa, hay un compañero o compañera cuyo aliento es peor que un arma química. En serio, era tan apestoso que un par de minutos a su alrededor o en un ascensor y te daba dolor de cabeza.

Un día, la señora de la limpieza hizo un comentario banal, y dijo que limpiaría los asientos de piel de los despachos (de los jefes) que ya estaban viejitos y quería darles un fregao. Que la avisara para cuando alguno de ellos dejara libre su despacho.

Este individuo abandonó su despacho y la limpiadora se dispuso a limpiar la estancia y asiento, como dijo.
Pasaron los días, y la mujer, como buena profesional, no contenta con el trabajo realizado en el despacho de este individuo, pues no conseguía eliminar el olor del despacho, volvió repetidas veces a luchar contra él, probando productos y técnicas.

Un día, ya por curiosidad, me acerqué al despacho donde ella estaba y pasé dentro, cosa que yo nunca había hecho, y rápidamente identifiqué ese olor. Fijaos si la peste era tal, que el propio despacho, los muebles y la esponja o relleno del asiento, habían absorbido ese olor.

Y es que claro, cuando tienes que elegir estar con una persona con este pequeño problema… te lo piensas. ¿Se lo dices? ¿Arriesgas? ¿Cómo se lo dices?

 

https://elblogdechicaurbana.files.wordpress.com/2010/11/halitosis.jpg?w=300

Los garitos de moda

Estoy hasta las narices de salir a un “garito de moda” y encontrarme con gente vieja y música que no conoce más que el pinchadiscos y su madre. A ver… tengo 28 años. ¿Qué se considera “vieja”?

Pues el típico individuo con moreno rayos UVA, pantalón blanco, con mocasines y camisa floreada luciendo pecho con cadenaco de oro. Y que ronda los 40 y largos. Sostiene una copa y lanza miraditas. Es tan feo que te preguntas si han dejado abiertas las puertas de Mordor y se les ha escapado algún orco. Las señoras se ponen sus mejor modelito luciendo lorza y/o pechuga arrugá, con más pote que la almohada de un drag queen. La barra de labios les llega hasta la oreja y la sombra de ojos color pavo real produce destellos que deslumbrarían a Stevie Wonder. Están a la caza de jovencitos descocados (que no tiene que ver con cocaína, aunque también) y mucho o poco ebrios.

Y la música, por diossss… Pero si cuando mejor me lo he pasado en un garito ha sido bailando Bisbal y King África. Y ahora tenemos que aguantar música chill out o lo que coño sea eso. Un tema de esos que duran 47 minutos de música instrumental con una tía pegando grititos de vez en cuando. El pinchadiscos está flipao con sus auriculares tamaño ensaimada mallorquina pero yo sólo pienso en salir de ahí.

Lo siento, pero esos garitos me aburren. ¿Para cuando un sitio en el que poder echarse unos bailecillos haciendo un poco el tonto, para qué mentir? Pero no, ahora hay que ir vestido como si fuera la última noche del Titanic. Que porque no se te estropee la suela de los zapatos ni te mueves. Para luego acabar sudando como un puerco, con el maquillaje churretoso, los pies doloridos y encima tener que mentir y decir que te lo has pasado de puta madre.

No mola ni ná estar en un sitio y de repente escuchar… “¡BOOOOOOMBA! Un movimiento sensual… un movimiento sexy…”. Y no me digáis que soy cutre porque todos lo hemos hecho, o con el “Bulería, bulería”.

La gente está allí, intentando hablar a grito pelao, con su copazo aguado e intentando creerse en la cima del mundo, por haber conseguido entrar y pagar 20 pavos o más para entrar a un local en el que nadie baila ni se lo pasa bien.

https://i0.wp.com/images.buycostumes.com/mgen/merchandiser/20855.jpg

Los “tocapelotas”

La vida en los pueblos es diferente. Es como un Gran Hermano gigante: lo único que te interesa es lo que hace el vecino y si le puedes joder de paso, pues mejor que mejor. Todo se magnifica. No puedes (ni debes) llevarte mal con tu vecino porque eso significa llevarte mal con el 0,5% de la población. Aparte también porque podría ser tu primo. Hay mucha endogamia en los pueblos. Con esto vengo a hablar de unos individuos llamados “tocapelotas”. En todas partes hay un tocapelotas, pero en las pequeñas poblaciones es donde más se nota cuando uno de esos sujetos hace presencia.

Se caracterizan por:

– Caen mal a todo el mundo. La gente los evita.

– Más del 50% de los habitantes han tenido un percance con él.

– Siempre protestan por la actuación de algún vecino (p. ej.- los perros ladran mucho, tiene la música alta, le molesta el humo de la barbacoa…) pero luego sus perros son los que más molestan y su televisión es la que más alta está.

– Siempre se oponen a todo lo que los demás proponen, incluso si es en beneficio de todos (p. ej.- asfaltar una calle, poner un ascensor para una persona impedida…)

– Son unos “bocas” (ver más abajo definición de “bocas”.

– En el fondo son unos cobardes y necesitan del apoyo de los demás para sentirse fuertes, así que les gusta meter cizaña entre los demás
vecinos.

– Su prole va por el mismo camino.

– Y sobre todo, tienen mucho tiempo libre para andar maquinando cosas y joder al personal.

Qué triste y patética debe ser la vida de una persona cuando no encuentra más aliciente en ella que el levantarse por la mañana pensando en cómo fastidiar a los demás. Qué triste, de verdad. La de gente que pierde la vida y que estos individuos la estén malgastando así. Qué triste es mirar a tu alrededor y ver que no tienes ni un apoyo porque has creado tanta mala hostia a tu alrededor que no quieren ni encontrarse contigo por no darte ni los buenos días.

https://i0.wp.com/sp9.fotolog.com/photo/25/44/41/calvera/1224751487541_f.jpg