Archivo de la etiqueta: gilipollas

“Verdades” por Chicaurbana


  1. Una de las tareas de un buen amigo sería borrar el historial de internet de tu ordenador si mueres.
  2. No hay cosa que joda más que darse cuenta durante una discusión de que estás equivocado/a.
  3. Me arrepiento totalmente de aquellas veces cuando era pequeña que no quería dormir la siesta.
  4. Es totalmente necesaria una fuente para el Word o el email que identifique el “sarcasmo”.
  5. ¿Cómo cojones se dobla una sábana bajera?
  6. Las decisiones equivocadas son el germen de las buenas historias.
  7. Nunca sabes cuándo caerá un rayo pero llega un momento del día en el trabajo que sabes que no harás nada productivo.
  8. ¿Podemos ignorar lo que venga después del blu-ray de una vez por todas?
  9. Siempre me pongo nerviosa cuando salgo del Word y me pregunta si quiero guardar los cambios de un escrito de 10 páginas que JURO POR DIOS que no he tocado.
  10. No lavar a máquina ni secar en secadora significa “Jamás lo voy a lavar”.
  11. Odio cuando no consigo coger una llamada telefónica e inmediatamente llamo y da señal durante 9 veces hasta que salta el buzón. ¿Qué narices hicieron después de llamarme? ¿Tirar el teléfono y salir corriendo?
  12. Odio salir de casa segura y arreglada y no ver a nadie interesante en todo el día.
  13. Guardo algunos números de teléfonos en mi agenda del móvil para saber cuándo no contestar.
  14. Pienso que el congelador se merece también una luz.
  15. El GPS, al igual que te deja elegir si quieres ir por autopista de peaje o no, debería también ofrecer “pasar por gueto o no”.
  16. Prefiero volver del súper con 10 bolsas de plástico hasta los topes que volver por segunda vez.
  17. He pasado mucho tiempo descifrando la delgada línea entre “aburrimiento” y “hambre”.
  18. ¿Cuántas veces es apropiado decir “¿qué”? antes de simplemente asentir y sonreír porque no has entendido lo que ha dicho el otro?
  19. Las camisetas se ensucian. La ropa interior se ensucia. Los vaqueros nunca se ensucian.
  20. ¿Soy yo o los chavales de instituto son cada vez más gilipollas?
  21. No hay peor sensación que ese milisegundo en el que te balanceas en la silla hacia atrás.
  22. Como conductora odio a los peatones y como peatón odio a los conductores. Pero no importa cuál sea mi condición porque odio a los ciclistas.
  23. A veces miro mi reloj hasta 3 veces seguidas y todavía no sé qué hora es.

https://i2.wp.com/www.hola.com/imagenes//hombre/2010082442485/simbolos/lavado/graficos/0-138-785/hombre-lavado-01-z.jpg

Anuncios

Los gilipollas

He hablado de múltiples personajes presentes en nuestra vida: los fantasmas, los bocas, los rancios, los tocapelotas… Pero no creáis que me he olvidado de los que digamos, se podrían incluir en este grupo: los gilipollas.

El gilipollas abarca un 25% de fantasma, otro 25% de bocas, 25% de rancio y 25% de tocapelotas. Algunas personas tienen los porcentajes irregulares, pero viene a ser lo mismo. Gilipollas integral.

Hay gente que puede tener un 75% de fantasma (por ser un trolero), apenas un 10 de bocas, de rancio otro 10 y de tocapelotas un 5%. Porque generalmente los fantasmas no tienen mucha maldad. Únicamente hay que ignorarlos.

En segundo lugar está el que tiene mayoría de porcentaje de ser un bocas. Los problemas de los bocas es que sus “boquerías” como normalmente son favores que gritan a los cuatro vientos que, según ellos los van a cumplir (pero que sólo lo hacen para quedar bien para que sepamos que son tíos/as guays) pues joden. Ahí está la diferencia entre ser un fantasma y un bocas. Al primero lo ignoras, el segundo te puede fastidiar.

El nivel de ranciez (esta palabra me la acabo de inventar) se mide por las veces que se copula y/o folla. Normalmente los rancios no practican sexo entonces su frustración les lleva a estar cabreados con el mundo. Hay gente que SIEMPRE está en nivel de ranciez al máximo. Que es cuando te preguntas si serán vírgenes, claro, porque tanta amargura no es posible.

Hay una cosa peor que no te follen. Y es que te follen mal. Estos son los “malfollaos”, pero ya hablaré de ellos en otro momento.

Nos podemos encontrar un rancio fantasma. Que entonces te contaría que se ha tirao a fulanita (con lo rancio que es, que no folla ni pagando, y lo fantasma ya sabes que es mentira). O está el rancio bocas. De repente el rancio de la ofi se ofrece a traer unas bebidas para la despedida de una empleada que se jubila. Cosa que mosquea bastante en un alarde de querer camelarse a la peña del curro. Resultado final: no hay bebidas, sigue siendo un puto rancio y un bocas. Digamos que los rancios también están en la delgada línea de “esto de ser así tan amargao, ¿lo hará porque quiere o ni siquiera se da cuenta?”. Vale, el mundo te trata mal. ¿Por qué tengo que pagarlo yo?

Normalmente la combinación tocapelotas-fantasma no se suele dar, y es porque el término tocapelotas es bastante amplio en cuanto a comportamiento. Como digo el fantasma es bastante inofensivo y se le puede incluir en el grupo de los “cansinos” (ya hablaré más adelante de estos). Pero si nos encontramos con la combinación tocapelotas-rancio… estamos ante un duro enfrentamiento que nos tocará lidiar.

Ejemplo: vecino tocapelotas que ya nombré anteriormente, y que encima es el presidente de la comunidad de vecinos. Hay que tener en cuenta que en el comportamiento tocapelotas hay un grado de maldad e hijoputez bastante grande, por lo que hay que andarse con cuidado. El tío es un rancio, es decir, no saluda, no colabora, es un pasota… pero además va a ir a joder. Hay que poner un salva-escaleras para la vecina del 4º que va en silla de ruedas. No sólo se negará a costearla para instalarla, sino que encima pondrá neumáticos, un lago artificial con cocodrilos y una liana para llegar al ascensor. Habiendo llegado a este nivel hemos de decir que nos encontramos ante un GILIPOLLAS.

Ejemplos de gilipollas:

– No tengo nada en la nevera pero tengo un coche tuneao que es la hostia.

– Tengo un trabajo mal pagado pero pido un crédito para irme de vacaciones.

– Tengo un perro molón “de marca” pero no sé ni cuándo hay que vacunarlo o cuándo está enfermo.

– Tengo un bebé que va en cochecito y le compro zapatos “D&G”.

– No tengo ni la ESO pero tengo muchos “tatus” y “piercings”.

– No piso la iglesia desde que hice la comunión pero me voy a casar allí porque mola.

Id añadiendo a la lista.


https://i1.wp.com/4.bp.blogspot.com/_NqQySg8SKmo/TH1kgSv_ZYI/AAAAAAAAF3I/TIlPFDVeKVE/s1600/94774gilipollas.jpg

Cosas que me molestan

Este es el volumen I. No os perdáis el volumen II.

1. La gente que llega tarde a todas partes. Seguro que tenéis a alguien que sea el evento que sea, llega tarde, por importante que sea. Lo mismo llega tarde a su funeral

2. Gente que tiene excusas para todo, y se creen que sirven para disculparse, en vez de aceptar los errores

3. La gente que no se ducha y, en general, que huele mal

4. Los empujones en las aglomeraciones

5. La falta de educación y de respeto hacia el prójimo

6. Los que odian y maltratan a los animales. A mi tampoco me hacen gracia las serpientes ni iguanas, pero no por eso las voy a matar

7. Los que van de sobraos (ya me entendéis)

8. Los que no saludan

9. Los que se creen mejor que nadie por tener más dinero

10. Los que piden favores al todo el mundo y de todas clases: ayúdame, déjame pasta, llévame, tráeme… ya sea en el trabajo, con los amigos, en la familia… y así sobreviven

11. Los que identifican sus creencias políticas con su personalidad o manera de ser y encima te llevan la camiseta del Che Guevara (por poner un ejemplo)

12. Los que van de víctimas por el mundo y no hacen más que quejarse en vez de poner soluciones. Es que no tengo trabajo y todo me va fatal, ya, pero… ¿has buscado trabajo?

13. Los que siguen modas simplemente para sentirse integrados. Me compro un Iphone porque todo el mundo lo lleva, y claro, no voy a ser el último pardillo en tenerlo

14. Los que necesitan sentirse dentro de un grupo social para tener personalidad (pijos, heavies, raperos, góticos…)

15. Los gilipollas integrales. Y de estos conozco a más de uno. Vosotros también.

https://i0.wp.com/wikijuanan.com/wp-content/uploads/2007/05/gorrones.jpg