Lo que odio de los bares

  • Las servilletas, que como tengas las manos un poco grasientas, por ejemplo, de haberte comido una gamba, se desintegran nada más tocar superficie humana.
  • Los que echan serrín para tapar la mierda en vez de pasar una fregona/escoba.
  • Los que tienen los palillos a la intemperie, ahí, a pelo y al alcance de toda roña volante o dedo aburrido. Que eso luego va a la boca, por favor…
  • Los bares donde no te ponen tapas decentes (los cacahuetes rancios se los metes por el culo a la orangutana de tu parienta, cabrón).
  • Los bares sin jabón en el lavabo, papel para manos o corriente en el secamanos, papel higiénico ni parte inferior de la taza del váter. Si así está el váter, cómo estará la cocina. En esta línea entran los que ni tienen pestillo y tienes que sujetar la puerta mientras miccionas. Por no hablar de los que tienes que pedir la llave. Una llave minúscula atada a un trozo de madera que pone: “señoras”.
  • Camareros que te llaman jefe/jefa.
  • Las sillas que chirrían. No cuesta nada levantarla, en serio.
  • Camareros que comistrajean mientras sirven mesas o lo que es peor, llevan un palillo entre los labios.
  • Encontrarme ceniceros sucios, con huesos de aceituna, chicles, colillas…
  • Sentarte a la barra en un taburete, tocar sin querer por debajo de la barra y sorpresa, ya tienes más aperitivos debajo de la barra que en el plato de la tapa.
  • Los que tienen un jamón colgado del techo. Así es como deben curarse bien, con el humillo del tabaco.
  • Los que tienen letreritos del tipo: “Aquí no se fía” o “los enemigos del hombre son tres: suegra, cuñada y mujer”.
  • Los que tienen flores de plástico para decorar. Sí, como las que llevan a los cementerios. Por no hablar de la decoración tipo calendario del Interviú o el espumillón alrededor de la tele de plasma en navidad.
  • Los que nada más servirte te traen la cuenta.
  • Los que tienen en el menú cosas que no sirven. También los que tienen el menú corregido con tachones y tippex.
  • Las vitrinas de aperitivos con manjares apetitosos, tipo croquetas, tortilla… pero a ti te siguen trayendo los cacahuetes rancios. ¿Serán de plástico las croquetas y por eso no las sirven?
  • Que nada más sentarte aparezca el camarero con una bayeta mohosa limpiándote la mesa y te diga: ¿Qué va a ser… jefe?
  • Que pidas CocaCola y no te digan que no tienen, y que te sirvan Pepsi.
  • Los que tienen temática taurina, tipo cabezas de toros disecadas.
  • Que tengan la música o la tele a toda hostia y no sepas si has entrado en “Bar Manolo” o en la discoteca “Kapital”.
  • Vasos rayados, platos desportillados, mesas o sillas pegajosas, cuadros con un dedo de polvo. Cuanta menos decoración tenga, mejor: menos mierda se acumula.
  • Camareros guarros, sudados o apestando a sobaca. No se piden sex symbols, pero sí mínimo de higiene.https://i2.wp.com/farm4.static.flickr.com/3558/3562355418_758c393ec7.jpg
Anuncios

Una respuesta a “Lo que odio de los bares

  1. me meooooooooooo jajajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s