Archivo de la etiqueta: autoescuela

Lo que me molesta de los conductores

La mala conducción no es debida únicamente a la falta de civismo, de respeto y de responsabilidad hacia el resto de conductores de una vía, aunque sí podríamos decir que forma parte de la base principal.

Además, los malos conductores no tienen asumido lo que debe ser un “vehículo a motor”, y no es otra cosa que una maquinaria práctica y confortable para desplazarse ante una necesidad. Los muy gilipollas consideran a sus vehículos como una prolongación de sus cuerpos, porque se desplazarán en el mismo aun tratándose de ir a la vuelta de la esquina, porque para ellos es una moda, su forma de “vestir” con sus cuatro chapas y el color, su música con ventanillas bajadas para dejarse notar, incluso quemar gasolina a base de derrapes que no les llevan a ningún sitio concreto, pero lo aparentan mientras circulan orgullosos y a la “moda”, como si del más chuli se tratara.

A todo lo anterior unimos que circular en su propio vehículo les origina cierta euforia y engrandecimiento, cuando en realidad, los muy mierdas no son absolutamente nada cuando caminan a pie.

En definitiva, para muchos nefastos e irresponsables conductores, la adicción al coche por los motivos anteriormente citados, son más importantes que el cumplimiento de las normas de circulación, porque dicho sea de paso, guardar una formalidad en su cumplimiento no les mola, es como ir de bueno conformista, y por ello prefieren ir de rebeldes a los mandos del vehículo con el que tan seguros se sienten, porque los muy gilipollas creen que así se convierten en unos crack. Generalmente suelen ser los típicos niñatos, aunque se conocen casos de personas adultas. Desde luego tienen más pecado estas últimas.

El conductor español y en particular, el madrileño, es egoísta. Siempre es “yo, yo,  yo y yo”. Yo tengo que tomar este desvío y lo voy a hacer ahora venga quien venga. Yo tengo que aparcar enfrente de este bar pero como no hay sitio voy a aparcar en doble fila o en el carril bus. Yo tengo que aparcar en este sitio y meteré mi coche aunque tenga que golpear al vehículo de detrás o de delante.

El conductor español también sufre de amnesia. No recuerda que en cuanto se baje del coche será peatón. Y si le jode que un peatón se cruce por la calzada y le haga reducir velocidad lo mismo joderá a otro conductor cuando él mismo actúe igual.

Cuando me preguntan qué es lo que más me molesta de los conductores cuando voy en mi moto, lo numero en 5 situaciones:

1.    Que se crean que me voy a picar porque se me peguen al culo o al lado o me pongan miraditas en un semáforo.

2.    Que se crucen por mi camino a toda hostia para meterse en un desvío… que tiene un semáforo en rojo.

3.    Que se crean que me compré una moto para fardar. La compré por los mismos motivos que tú te compraste un coche: comodidad e independencia.

4.    Que no usen los intermitentes para indicar maniobras.

5.    Y sobre todo que no asuman que por pequeño que sea el golpe que me den, yo voy al suelo y mi cuerpo lo sufre.

https://i0.wp.com/www.roadtestreports.co.uk/news/wp-content/uploads/2011/03/Tyresafe-dummy.jpg


Entrevista de trabajo para “Autoescuela Palomero” – seguid leyendo y flipad

El viernes 28 de agosto de 2009 fui a una entrevista de trabajo para cubrir un puesto de secretaria para autoescuela, más concretamente Autoescuela Palomero, en Madrid capital.

El puesto, como os podéis suponer, sería la gestión de la autoescuela y los expedientes de los alumnos.

Vi el anuncio en la autoescuela de la calle General Perón, en un cartel en la cristalera y entré y les pedí un fax o email para enviarles mi CV. Me dijeron que tenía que entregarlo en persona. En ese momento no llevo ninguno encima y decido ir al día siguiente.

A la semana me llaman para concertar una entrevista en la sede, calle Bravo Murillo.

A las 16h llegó el entrevistador con cara de pocos amigos, oliendo a tabaco y a café. Yo estaba de espaldas, me llamó por mi nombre y me giré ofreciéndole la mano para saludarlo. Con la mala suerte de que se estaba pasando la mano por su sudada cabeza.

Subimos al primer piso y me senté en una silla. Retiró del escritorio como 20 currículos más, en el que a una de las fotos de las candidatas, la primera del montón, le habían dibujado un bigote y unas cejas con bolígrafo.

Las 3 y únicas preguntas que me hizo fueron: si estoy soltera, si tengo hijos y si tengo carnet de conducir, a las que amablemente respondí. ¿Es necesario saber si tienes hijos para desempeñar bien tu trabajo? Si llamas a una persona de 27 años puede ser que o tenga hijos o todavía no tenga y tenga previsto. Si tu filtro es que no tenga hijos para que el niño no se ponga enfermo y no te falte al trabajo cada tres por dos o bien temes que no tenga y se quede embarazada con la consecuente baja maternal, entonces lo mejor es contratar a una señora de 55 años y pedirle un certificado médico en el que se diga que se le ha pasado el arroz.

Seguidamente me explicó las condiciones del puesto: de 10.30 a 13.30 y de 16.00 a 21.00. Los sábados opcional, pero si se trabajan, te llevas un extra. Por cada matrícula que haga, me darán otro extra.

Me preguntó, sorpresivamente, que porqué me interesaba el puesto de trabajo. Yo pensando que con esas 3 preguntas que me había hecho ya las tendría todas hechas. Le contesté que es un puesto de trabajo con características similares a las que había estado desarrollando hasta ahora y me veía capaz de desarrollarlas…y que además estaba cerca de mi domicilio. ¡En qué momento dije que “estaba cerca de mi domicilio”!

Me preguntó el sujeto que a qué llamaba yo cerca. Le dije que vi el anuncio en la calle General Perón, donde yo entregué (en persona) mi CV. Me dice que el puesto de trabajo no es allí, que es otro sitio. Le rebato que es ahí donde entregué mi CV y que es obvio que piense que el trabajo es para desarrollarse ahí. Bastante enfadado me contestó que él no tenía porqué decir donde era el puesto. Le contesté que los que vemos el cartel de “se busca empleado” en la puerta de un negocio entendemos que es ahí donde se necesitan, y no en otro sitio. Es como si ves un cartel de “Se vende” y luego resulta que la casa que se vende está en otro sitio. El cartel es más probable que lo vean personas que frecuenten la zona o vivan cerca.

https://i0.wp.com/cursosmasters.com/wp-content/uploads/2009/06/autoescuela.jpg

La “L” pero de LERDO.

Una pequeña reflexión también aquí.

POR CIERTO: Veo muchas búsquedas de “oferta trabajo autoescuela Palomero”, “secretaria Palomero”, “quejas empleados Palomero” y cosas así en Google. Espero que sea algún aludido de los que menciono o, a ser posible y si no es mucho pedir, le haga llegar este mensajito. Si tiene huevos, que conteste.