Las corridas de toros

Se ha debatido mucho sobre las corridas de toros. ¿Es una “fiesta nacional”? ¿Esa fiesta representa a todos los españoles? ¿Hasta qué punto donde muere un animal (u hombre) debe considerarse representativo de un país? ¿Quién sale ganando con todo esto? ¿Por qué se abolió el arrojar una cabra por un campanario y no esto?

La Comunidad de Madrid ha insistido especialmente en mantener esta costumbre. ¿Estoy de acuerdo con que se mantenga la fiesta nacional? Por supuesto que no estoy de acuerdo en torturar un animal. El espíritu del toreo se puede seguir manteniendo sin matar a ningún animal, ni hacer sufrir a ningún otro (el caballo del picador, por ejemplo), y por supuesto, si herir ni matar a ningún hombre.

Tanto asco me da ver a un toro vomitar sangre como ver a un torero empitonado en su ojo. La misma sensación, pero más misericordia siento por el animal que, al fin y al cabo, no eligió entrar ahí. Pena ninguna por el torero herido o muerto, al fin y al cabo son gajes del oficio, accidente laboral, como obrero que cae del andamio.

No podría llegar a comprender a una persona que tuviera aprecio por su mascota, perro, gato, lo que sea, y luego disfrutara viendo como matan a un toro. ¿Por qué es arte ver a un toro morir y no ver a un perro desangrado hasta la muerte? Me pregunto si los que asisten a corridas de toros tienen mascotas. ¿Acaso hay categorías de animales? ¿De primera, de segunda…?

Mucha gente defiende la raza del toro de lidia como la raza criada especialmente para el toreo, y que sin esta crianza controlada se extinguiría. Con esta crianza lo que se hace es seleccionar ejemplares con puros fines comerciales, destinados la mayoría de ellos, a espectáculos taurinos. Hay de hecho todo un vocabulario muy extenso para designar las características de un buen toro de lidia. ¿Y todo para qué? Para acabar viendo al animal tambaleándose en la arena, cubierto de heridas y sangre, vomitando sangre. ¡Eso sí que es arte! En general no soy melindrosa, no me repugna la mierda, ni las cucarachas, ni los mocos, ni las ratas, ni siquiera el fútbol. Pero me da asco la sangre, y cuando cae en tierra más. Que sea de toro, o de abogado matrimonialista da igual, a mí me da asco. Es un asco bastante metafísico, como si me negara a admitir que lo que está vivo deba “vaciarse” así, tan alegremente y cobrando entrada. Quizás sea una delicadeza excesiva por mi parte… o una brutalidad exagerada la de los demás, vete a saber. En fin, yo comprendo que mis repugnancias hematológicas le importen poco a cierta gente. Imagino que la visión de un cuerpo desmembrado no tiene belleza para un caníbal.

Su muerte es indigna, violenta y humillante. Como un hombre que van a ejecutar frente a un pelotón de fusilamiento: el que está de espaldas al paredón no tiene ninguna posibilidad de salir vivo. Ninguna. Va a morir y punto. De alguna forma, incluso, el fusilamiento es mucho más razonable en términos de sufrimiento que la lidia de toros. Hay cierta piedad en el hecho de vendar los ojos a un reo. De permitirle, incluso, un último pitillo, unas últimas palabras… Pero al toro no: al toro se lo mata brutalmente sin que ni siquiera él tenga conciencia de lo que le sucede. Un reo condenado a muerte tiene más dignidad.

Cuando yo vea a un torero (o incluso dos, para equilibrar peso, mira) irse a matar al toro con un puñal, sin picas, sin banderillas, sin aligerar de peso, sin burladeros, sin monosabios y sin cuadrillas que lo alejen cuando sea corneado (porque, lo cornee o no, al toro lo van a matar igual), me creeré cualquier argumento que me den los taurinos en favor de la (ja) “fiesta”.

El hecho de que el toro sea un animal no convierte su sufrimiento en tolerable para nosotros. Hace unos días salió este vídeo de un juez americano azotando a su hija adolescente, por cierto, una niña con cierta discapacidad, porque estaba viendo vídeos en internet (vete a saber qué le habría hecho de ser “peor”). No he sido capaz de ver más a allá del minuto y medio. Los alaridos de la niña ponen los pelos de punta. Os animo a verlo, o por lo menos a intentarlo. Os preguntaréis que tiene que ver una cosa con la otra. Bueno, para mi es exactamente igual. La única diferencia es la entrada.

https://i0.wp.com/www.deportespain.com/wp-content/uploads/2010/04/toros_favelis1.gif

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s