Los niños y los modales

Cuando era pequeña, y creo que a como todos los niños nos ha pasado, era aburrido salir con nuestros padres cuando iban a ver a otros adultos, ya fueran familiares o amigos. Hablaban de sus cosas, de sus chistes y bromas que no entendíamos, se fumaban sus cigarrillos o jugaban a las cartas. Y afortunado/a eras si tenías hermanos o allí había primos o niños de tu edad. Te acercabas sigilosamente al oído de tu madre y susurrabas: Mamá, ¿cuándo nos vamos? Y ella, sabiendo que no era cierto, te soltaba un: En cinco minutos, cariño. Ya terminamos.

Allí pasabas la tarde entera con instrucciones muy claras: NO MOLESTES. Eran normas de tus padres y había que cumplirlas.

Ahora vas a cualquier sitio y encuentras niños dando por culo por todas partes. No se libra ni un solo sitio: ni el cine, ni el restaurante, ni el avión, ni cualquier tienda… en todas partes tiene que haber un mocoso berreando. Y lo que es peor… padres totalmente carentes de autoridad pasando absolutamente de todo. No estoy hablando de bebés, que, evidentemente no se les pueden dar órdenes e inculcar una educación de reglas muy básicas. Hablo de niños de colegio totalmente asalvajados. Pero como digo, aquí la culpa no es de los niños.

Ejemplo muy sencillo. Vas a un restaurante un sábado por la noche, de cierta categoría a celebrar lo que quieras con tu pareja o amigos. No hablamos de un burguer donde es evidente que pueda haber niños. En la mesa de al lado se sientan dos matrimonios con dos o tres niños, sean del sexo que sean, de unos 4 ó 5 años. Los padres están a su bola y los niños… a la suya, o lo que es lo mismo, dando por culo a todos los comensales. Gritando, jugando con los cubiertos, levantándose de la mesa, metiéndose debajo… Comer no comen, pero joden que da gusto. Como anécdota os diré que a alguien se le ocurrió acercarse a la mesa y pedir, por favor, que dijeran algo a los niños. Uno de los padres, ni corto ni perezoso, dijo que estaba incluido en el precio. A lo que el molestado le reprendió: Ese precio lo habrá pagado usted, pero no los demás. Y visto que no le hicieron ni puto caso, pagó la cuenta y se marchó. Si el camarero o maître hubiera llamado la atención a los padres lo mismo se hubieran sentido ofendidos pero hubiera sido una buena nota de atención. Si yo hubiera sido ese maître les hubiera dicho un par de palabrejas.

Hay que soportar las pataditas en el asiento del avión, los “¡mamá, mira!” constantes (la madre ni puto caso, claro), los lloros porque la comida del restaurante no les gusta, los correteos incesantes entre probadores y parabanes.

Muchas veces cuando salgo por ahí y me preguntan dónde me quiero sentar me dan ganas de decir: Donde no haya niños.

Hace unos meses estuve de vacaciones en Tenerife y fui a dar a un guiri-hotel. El 90% del los ocupantes era extranjero, personal incluido. Vi a los niños extranjeros comportándose correctamente, como adultos, caminando en orden por el restaurante-buffet, sin alzar la voz… Había un niño de un año más o menos sentado en esas tronas que les ponen a los niños para que alcancen a la mesa, usando su propia cuchara y comiendo su papilla, y los padres tranquilamente charlando mientras desayunaban. En cuanto oías gritos sabías perfectamente que al mirar ibas a encontrarte a una pareja española con dos criajos metiendo berridos. Entre padres e hijos oías “please”, “thank you”… ¿Cuándo habéis oído a un niño pedir a su padre que le pase un tenedor “por favor”?

¿Se les inculca a los niños de hoy que hay que tratar de usted a los adultos? ¿Decir buenos días o saludar cuando se entra en un sitio y hay más gente? ¿Que hay que pedir permiso para entrar en una habitación? ¿Que hay que pedir por favor cualquier cosa que genere una molestia a los demás? A veces dudo de que los padres lo sepan. Sugeriría ciertas pruebas psicológicas antes de ponerse a procrear y dar un carnet de “habilitado para la procreación”. Porque visto lo visto hasta el momento he perdido toda fe en que un día un niño, mientras hable con su amiguito, le diga a su padre mientras éste los interrumpe: Disculpa, estamos hablando los menores.

https://elblogdechicaurbana.files.wordpress.com/2011/10/buenos_modales_malcriado_bebe.jpg?w=215

Anuncios

10 Respuestas a “Los niños y los modales

  1. Bueno, yo suelo ser más tolerante con estas situaciones, pero comprendo tu punto de vista…
    Yo vivo en Tenerife, estuve en tu tierra hace poco… La verdad que si pudiera mezclar lo mejor de Tenerife y lo mejor de Madrid, sería el mundo ideal.
    ¿Qué te pareció Tenerife en general?
    Un saludo!!! 🙂

  2. Me gustó la gente y lo que comí. Al turista lo tratan bien, pero imposible hacerme al clima. Mucha humedad para mi. Eso sí, las noches fantásticas para dormir. La playa donde estuve, Los Cristianos, tampoco me gustó mucho. Muy tranquila, quiero decir, no había olas ni nada. Como te digo la temperatura nocturna fue lo que alivió. No soy una persona de playa pero me apetecía ir a un sitio donde hubiera mar.

  3. La playa de Los Cristianos a mi tampoco me gusta mucho, yo creo que la mejor playa de la isla es la del Médano (está cerca de los Cristianos); es mar abierto, y a veces tiene oleaje fuerte, y también viento…
    Pero no voy mucho porque vivo en el norte. Las playas del norte son más por asi decirlo, y mas solitarias. Eso me gusta. El único problema son las piedras, pero si te haces con unas cholas fuertes para protegerte, puedes bañarte.
    Hace unas semanas volvi de Madrid, y la verdad que aquello me pareció otro mundo… Tiene cosas muy buenas que aquí echo en falta, pero aquello para vivir, me parece demasiado duro, lo veo como para , o gente que tenga un buen soporte familiar.
    Pues nada, te sigo leyendo, si algún dia quieres saber algo en concreto de la zona, me avisas 😉
    Besillos

  4. Madrid tiene sus ventajas e incovenientes. Te digo lo bueno: tienes oferta de ocio y trabajo de todo lo que quieras. Si te gusta el fútbol, los toros, conciertos, teatros… aquí puedes elegir. Tienes también mucha oferta para elegir vivir, barrios con diferentes niveles económicos, está el aeropuerto, el AVE… comunicaciones no te van a faltar. Pero todo eso se paga: Madrid es caro. Los alquileres, el transporte, el salir y comer fuera… Cuando llegué a Tenerife me sorprendió la carta del primero sitio donde fuimos a comer. Una hamburguesa con carne, queso y un huevo frito… 2 euros. Nos mírabamos sorprendidos como diciendo: Se han equivocado. Una hamburguesa en Madrid son 10 euros. Una noche de cena y una copilla, prepara más de 50 euros. Madrid es ruidoso también. A mucha gente le gusta vivir en el centro, cerca de la Plaza Mayor o Puerta del Sol. Es una zona que no descansa nunca, pero tampoco deja descansar. Y finalmente Madrid es una ciudad sucia, digan lo que digan, y el tráfico también lo empeora. Sigue habiendo escupitajos y grafitis por todas partes, el metro particularmente me da mucho asco. La gente se ha vuelto de aquí a unos años bastante arisca y borde, desconfiamos de todos. Pero eso supongo que se da en estos grandes núcleos de población donde evidentemente no vas a dejar la puerta de tu casa abierta. Hay mucho trajín de gentes y no sabemos sus intenciones. Pero bueno, Madrid por 4 ó 5 días se puede disfrutar bastante bien, y ahora es una buena época, mejor que con todo el calor del verano. Yo no tengo mucho aprecio a Madrid, me tocó vivir aquí por circunstancias, supongo que como a todo el mundo. Supongo que cuando elija yo donde vivir, podré ponerle pegas. Pero por ahora, me quedo aquí.

  5. Gracias por tu respuesta, la valoro… Porque muchas cosas las pude percibir esos dias que estuve allí.
    El tema de vivir en Tenerife es que no hay curro, o muy poco, y los sueldos son mas bajos que alli, aunque luego todo sea mas barato. Es verdad que hay bares que te venden un menú del día por 4,50 €, eso nunca lo he visto en Madrid. Y puedes entrar a una discoteca buena por 6 u 8 €. En el Corte Inglés hay mejores precios y más chollos que allí, infinitamente… (Sobretodo comparando los Centros de Oportunidades de Madrid con el de aquí, el de La laguna)… Y así para de contar…
    Pero luego también tiene sus pegas, como todos los sitios, y claro, no hay ningun lugar del mundo perfecto en todo.
    A mi lo que más me gusta de Madrid, es que se respira cultura. La gente de aqui tiene otras virtudes, pero no abunda el nivel cultural. Y eso lo hecho en falta. Vivo en un pueblito apartado donde no puedo hablar con mucha gente, y donde no hago amigos con facilidad, porque son muy paletos…
    Pero bueno, es lo que tu dices, uno sopesa lo bueno y “no tan bueno”, y las circunstancias existentes, y elije lo mejor para su vida y su crecimiento en ese momento.
    Un abrazo! 🙂

  6. Pedro Ignacio Tofiño

    Chicaurbana, en ese restaurante donde el comensal recriminó a los padres de los niños, lo que se debería hacer es pedir una hoja de reclamaciones por ruidos y molestias.

    Marta, en Madrid hay diversos actos culturales, pero eso no garantiza la cultura de los que aquí vivimos.

    🙂

  7. Gracias Pedro 😉

  8. Por cierto, en el comentario de más arriba me faltaron dos palabras para que el texto tenga sentido… Quise decir que las playas del norte de Tenerife son mas “salvajes”… Y que para vivir en Madrid (desde mi punto de vista), hace falta un perfil y personalidad de “guerrero”… 😉

  9. Pedro I. Tofiño

    No sé si hay que ser guerrero en Madrid. A mi me encanta Madrid, pero no me conformo solo con Madrid. Por eso, cuando visito otros lugares intento integrarlos en mi, para así poder comprenderlos mejor, y poder gozar del lugar 🙂

  10. Integrarlos en el interior es lo mejor que se puede hacer 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s