¿A quién lo han apuñalado por la espalda? – Que levanten la mano

Woody Allen tenía esta gran frase en su obra de teatro “Central Park West”. Decía: “La gente no te odia por tus defectos, te odia por tus buenas cualidades”.¿Es cierto o no? Cuando empiezas a romper las reglas, te sientes ansioso y nervioso, especialmente durante épocas de crisis económica y de cambio corporativo, cuando la gente siente la escasez y se siente en incertidumbre.

A veces uso el chiste este de que no sé cómo soy capaz de beberme un vaso de agua sin que salga por todos los agujeros de mi espalda.

Asumámoslo. Mucha gente, alguna gente no es de fiar. Con esto en mente, aquí dejo 10 consejillos para protegerse de las puñaladas traseras (en el trabajo, y si lo podéis llevar a la vida real y no solo en el trabajo, pues mejor).

1. Nunca lleves el corazón en la manga de la camisa de trabajo. ¿Qué significa esto? Date cuenta de que cualquier cosa dicha en privado, puede acabar siendo pública. De hecho los “apuñaladores por la espalda” a menudo a veces intentan recopilar secretos personales y otros datos, para almacenar así munición. Digamos que cuanto menos digas, más protegido estarás. Procura no ser un boca floja.

2. Si tu empresa pasa por malos momentos, no pierdas de vista los reflejos del espejo retrovisor. La desesperación a veces saca fuera nuestras tendencias más “apuñaladoras”. Un compañero que creías un tío normal, de repente se convierte un vendido y en un cabrón, vamos.

3. Los que caminan sobre seguro pueden llevar también un puñal. Traducción: Los supervisores o jefes también apuñalan por la espalda tan a menudo como compañeros de nuestro mismo rango. Estáte alerta. Un jefe es tan HP como cualquiera (por si no lo sabías).

4. No te bajes de la parra. Conviértete en una “uva amiga”. Si el “apuñalador” sabe que estás alerta, que mantienes tus ojos y oídos abiertos a las políticas de la empresa, quizá se piense dos veces antes de apuñalarte. Además, para sobrevevivir es beneficioso para ti estar al tanto sobre reorganización y despidos. No te quedes parado e infórmate.

5. Tus buenas acciones te pueden sacar airoso. Si te das a conocer como una persona que ayuda, eso se sumará a tu “capital político” y además, crearás un ambiente positivo en el que trabajar.

6. Ama a tu prójimo. Vale, admitámoslo. Nosotros no elegimos con quien trabajamos, así que ya que vamos a estar más tiempo con esa gente que con nuestra familia, llevémonos bien. Intenta rodearte de gente de confianza.

7. Asegúrate de que tus amigos no están sólo en los puestos de poder. No trabajes sólo para crearte una buena relación con tu jefe, sino también con tus compañeros, secretarias, asistentes, incluso el chico de los recados.

8. Aprende a interpretar los gestos de los demás. Hemos leído mucho sobre esto. Si prestas atención al lenguaje corporal de una persona, percibirás más datos de los que te pueda decir ella. Una pequeña lista para saber si alguien te está contando una bola.
• Se rascan la nariz mientras hablan.
• Miran hacia arriba y hacia la derecha mientras hablan (están inventando)
• No te miran fijamente, huyen el contacto ojo a ojo.
• Se inquietan mientras hablan.
• Son vagos en detalles en la conversación.
• Dudan antes de responder, en lugar de responder directamente.
• Constantemente dice “Te voy a decir una cosa…” o ¿”Puedo decirte una cosa en confianza”?.
• Cambian su manera de respirar. Cuando estamos nerviosos una persona respira más fuerte, se aclara la garganta, suspira o bufa.

9. El famoso libro “Lo que no se enseña en las escuelas de negocios de Harvard” aconseja sobre todo a estar atento a los momentos clave, como justo después o antes de las reuniones, mientras se espera en el ascensor, o junto a la fotocopiadora o máquina de café. La gente está más relajada y pueden revelar detalles interesantes.

10. Si te han apuñalado por la espalda, llévale el cuchillo al apuñalador, y hazle confesar. Di algo así como: “Si tienes algún problema conmigo, mejor que lo resolvamos ahora, porque tenemos que trabajar juntos y no hay más remedio. Así que asegurémonos de que este problema no se repite”. Si el apuñalador es tu jefe, exígele crear “procedimientos de clarificación” para resolver el problema. Si el apuñalador es un compañero, no sólo enfréntate a él, sino que solicita una reunión con tu jefe. Y muéstrale el “puñal” (ficticio, espero), de manera tranquila y racional. Pide consejo a tu jefe sobre cómo entrar en el “Programa de Protección de Apuñalados por la Espalda”.

Resumiendo, si te han apuñalado por la espalda, el mejor combinado es sacarlo a la luz.

Y resumiendo el resumen: Es difícil ir por la vida desconfiando de la gente, pero es más difícil pasar por un detector de metales con 37 cuchillos clavados en la chepa.

https://i0.wp.com/inlandpolitics.com/blog/wp-content/uploads/2010/02/knife-in-back.jpg

Anuncios

Una respuesta a “¿A quién lo han apuñalado por la espalda? – Que levanten la mano

  1. ¿Y si la que te ha apuñalado es una compañera de trabajo a través de la jefa? Una aclaración, la jefa es amiga de ella. La jefa es la que te ha llamado al orden.
    Enfrentas primero a la compañera, a la jefa, a las dos a la vez…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s