Nunca me acostumbraré

Llega el momento en la vida de toda persona que tiene que sufrir la pérdida de un ser querido. Y, aunque con 23 años que tengo, gracias a dios o a quien sea no he tenido la desgracia de experimentar tal pérdida muy de cerca (padres o hermanos), sí es cierto que es una situación difícil de describir, pero la empatía de los seres humanos que se ve  frente a estas desgracias es visible… y me gusta.

Hace pocos días murió un familiar mío tras una larga lucha contra el cáncer. Era una mujer fuerte y sé que luchó valientemente, y sé también perfectamente que no tenía ganas de morir. Pero aún no puedo imaginar que esté bajo tierra. Aún no puedo imaginar que ya no la volveré a ver… nunca… A veces me indigno. La vida es muy puta y cruel, y no entiendo porqué una mujer de 67 años, con hijos y nietos, merece sufrir y morir de esta manera. Me refiero a que hay gente de mal corazón y mala ahí fuera que, en cierto modo y quizá pasándome un poco, se lo merece. ¿Qué mal ha hecho esta mujer, que sólo se ha dedicado a formar una familia, a servir a su marido, a criar a sus hijos, a disfrutar de sus nietos… cuando hay gente que asesina, maltrata, viola, roba, trafica?

Es cuando, en estas situaciones, pierdo la fe en cualquiera ser superior o divino que se ocupe de nosotros. Desde siempre nos enseñaron que aquello que te sucede en la vida es el pago por tus buenas o malas acciones. Según otras creencias estas situaciones son “pequeñas” pruebas del de o de la de más arriba. Que, en mi opinión, se las podía meter por su divino agujero.

Y después de pasar 12 horas en el tanatorio viendo a tu esposa, con la que has pasado la mitad de tu vida, metida en un puñetero congelador con tapa de cristal, todavía recurres a “tu” dios.

¡No es justo! Esa mujer tenía ganas de vivir y a pesar de su enfermedad, nunca se vino abajo. Esta pregunta viene a mi constantemente. ¿POR QUÉ? Sé, por supuesto, que a todos nos llega la hora, es ley de vida (o ley de muerte, según se mire), pero no con 67 años, enganchada a 7 máquinas y con más morfina que sangre corriendo por las venas. Si una cosa pudiera pedir, sería morir dignamente y sin sufrimiento.

Y lo peor no es para quien muere, pues su sufrimiento acabó, sino para quien se queda. Sólo me queda decir que, tras experimentar esta triste pérdida, he llegado a esta conclusión:

No te preocupes si no has podido ser una mujer u hombre de fama en la vida, porque cuando mueras todo quedará olvidado, excepto para los que de verdad te querían.

Rosario
1938-2005

Descanse en paz

Sé que estás disfrutando ahí arriba de largos paseos.

Anuncios

Una respuesta a “Nunca me acostumbraré

  1. Dear Chicaurabana,
     
    My name is Haris. I am from Bosnia and Herzegovina. I like Turkey soo much and I was in Istanbul two times, Antalia and Kemer. It was soo interesting and beautiful. I was in Egypt once, Cairo and Alexandria. That world is very mistical.
     I also like Turkish and Arabian Music. I have some Turkish video clip, and I have Arabian video clip. If you are interesting I can send at you with pleaser.
    I am a big Tarkan s  fan.
    I kindly requested if you can send me this video clip, someway.
    It will be very kind of you.
    You also visit a lot of this pleaces, in Turkey, I saw it in your pictures. I can imagine , it was incredible.
    How is life in Spain?
    I hope you will send to me Tarkans video clip, or adresses were can I download this video clips.
    Thank you in advance.
     
    With best regards
     
    Haris

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s